Seleccionar página

La acidez es un síntoma del reflujo gástrico, el cual es un trastorno digestivo que se manifiesta mediante una sensación de ardor y malestar estomacal y esofágico. Este se presenta, por lo general, después de haber comido alimentos y el ácido gástrico sube desde el estómago al esófago, lo cual provoca la sensación de quemazón.

Respirar

Recientemente, un estudio realizado a 19 adultos con la enfermedad conocida como reflujo esófago-gástrico, sugiere que ejercicios de respiración abdominal ayudan a reducir el reflujo ácido y, quizás, la necesidad de usar fármacos para suprimir la acidez.

La investigación de la Universidad de Medicina de Graz, en Austria, indica que cuando se presenta el reflujo esófago-gástrico, se presenta un problema en el anillo de músculos de la base del estómago que se abre cuando no debería, permitiendo que el ácido estomacal vuelva a subir.

Los expertos observaron que la respiración abdominal profunda alivia el reflujo esófago-gástrico, al reforzar los músculos que rodean el diafragma, pero si ésta es lo suficientemente avanzada, puede evitar que se tomen tratamiento con inhibidores de la bomba de protones, como omeprazol, lansoprazol y esomeprazol.

El equipo dividió a los participantes al azar en dos grupos. En uno, los pacientes aprendieron ejercicios de respiración abdominal con un fisioterapeuta que debían repetir todos los días durante 30 minutos. El otro grupo actuó como control y no aprendió los ejercicios.

Con un catéter nasal, el equipo determinó el nivel de ácidos en el esófago de cada participante. Al mes, el grupo que había realizado los ejercicios ya no tenía tanto ácido ni síntomas de acidez estomacal, lo que mejoró su calidad de vida.

A partir del primer mes, el resto de los participantes aprendieron los ejercicios. Nueve meses después, los que cumplieron el tratamiento físico empezaron a utilizan menos fármacos, pero sólo 11 de los 19 pacientes hicieron los ejercicios; algunos dijeron que preferían los medicamentos; a otros les faltaba tiempo para hacer los ejercicios, y otros admitieron ser muy holgazanes.