Seleccionar página

Hemos escuchado que el rumbo de nuestros pensamientos trae consecuencias buenas o malas, es decir, si pensamos negativamente, atraemos más negatividad a nuestras vidas, y si somos positivos se nos presentarán situaciones favorables. Hay diferentes corrientes de pensamiento y ciencias que estudian esto, pero, ¿cuál de ellas es cierta para poder alcanzar nuestras metas?

imagesINIOU5XH

La ley de atracción es la creencia de que los pensamientos (conscientes o inconscientes) influyen sobre las vidas de las personas, argumentando que son unidades energéticas que devolverán a la persona una onda similar. Cuando uno está bien, parece que todo a nuestro alrededor está bien, eso es también un efecto de la Ley de Atracción, cuyas raíces se encuentran en la física cuántica. Según esta, los pensamientos tienen una energía, la cual genera energía similar.

Para poder controlar dicha energía, sus proponentes afirman que deben seguirse 4 pasos:

1. Saber qué es lo que uno quiere y pedirlo al universo (siendo “el universo” cualquier cosa que el individuo acepte como Dios).

2. Enfocar los pensamientos de uno mismo sobre el objeto deseado con sentimientos como entusiasmo o gratitud.

3. Sentir o comportarse como si el objeto deseado ya hubiera sido obtenido.

4. Estar abierto a recibirlo.

untitled

La profecía autocumplida o autorrealizada es un concepto que está más arraigado hacia lo negativo. Se produce muy a menudo entre quienes pretenden intuir lo que sucederá ante una situación en concreto. Esta se cumple con base en las experiencias y a las expectativas generales, sobre la sociedad y el mundo en el que se vive. Por lo que, si hemos tenido más experiencias negativas, nuestro pensamiento será pesimista y teniendo ciertas expectativas de otros, ocasionaremos que nos vaya mal.

apensando

Otro concepto en el que existe el mismo proceso pero en torno a lo positivo, es el propuesto por la teoría social cognitiva de Albert Bandura, mediante la autoeficacia, que implica la modificación de hábitos de conducta en base al control y las expectativas positivas, anticipando el logro propuesto. Promoviendo así la confianza en las propias capacidades para controlar la situación y alcanzar los resultados deseados.

jaden-smith-proyecto--644x362

Por su parte, la programación neurolingüística describe cómo la dinámica fundamental entre la mente (neuro), el lenguaje (lingüística) y la interacción de ambas determina nuestro organismo y comportamiento (programación). Esta corriente de la Psicología moderna ayuda a cambiar la programación limitante que tenemos en la mente y nos enseña a dirigir conductas y estados de ánimo de forma efectiva para lograr que todo funcione mejor.

pnlhoy

En conclusión, todas estas corrientes defienden en común la creencia de que nuestra mente origina nuestras situaciones. Cada una la explica a su manera, pero concuerdan en que es un modo de vida tener pensamientos positivos o negativos respecto a lo que queremos y así obtener lo que deseamos.

“Tanto si crees que puedes como si no, tienes razón”. Henry Ford