Seleccionar página

Muchas veces despertamos con el terrible sonido del despertador en nuestro oído e inmediatamente sabemos que para comenzar el día, necesitamos dormir algunas horas más o nuestro cuerpo no resistirá. Realmente, dormir poco nos puede afectar mucho y todo puede empeorar con el paso del tiempo.

falta de sueno

Se ha comprobado que dormir menos de cinco horas, varias noches consecutivas, tiene diversos efectos negativos para la mente y cuerpo. Cuando alguien no duerme bien, es probable que sea por un trastorno mental o que lo desarrolle a causa de los problemas de sueño.

Según especialistas, las alteraciones en el sueño son comunes en personas con padecimientos psiquiátricos, en particular, con depresión o ansiedad, siendo la causa número uno de insomnio, debido a que el sueño en estas personas es fragmentado y pueden despertar una o dos horas antes de la hora habitual; en consecuencia, no tienen un sueño reparador.

El sueño sirve para reparar y restablecer energía, por lo tanto, si no se duerme adecuadamente, no se tendrá un buen funcionamiento del cuerpo y la mente. La persona se sentirá distraída durante el día, ansiosa e, incluso, deprimida.

El sueño normal está organizado en ciclos que se repiten cada 90 minutos. Al terminar un ciclo empieza otro y así transcurren de tres a seis cada noche. También existe el llamado “sueño lento”, en donde la actividad cerebral es lenta y de gran amplitud. Posterior a éste se presentan los movimientos oculares rápidos (REM), fase en la que ocurren los sueños y que dura alrededor de quince minutos.

Además, se ha observado que gran parte de la población sufre una depresión colectiva porque la mayoría no duerme bien, están angustiados, ansiosos y el día se les va en la búsqueda de productos de primera necesidad, bien sea alimentos, medicamentos o artículos de aseo personal.

????????????????????????????????????????

Otro elemento que podría generar trastornos en el sueño es el exceso de luz azul, es decir cuando una persona tiene una excesiva exposición a los aparatos electrónicos como televisión, computadoras, teléfonos, tabletas, pues esa luz bloquea a la melatonina, la hormona que regula el sueño.

Cuando se apaga un equipo pasan dos horas para que la melatonina se vuelva a producir, es decir, una persona que se acueste a las doce de la noche tarda hasta dos horas para que el cerebro empiece a descansar, y si se levanta temprano en la mañana, no duerme el tiempo suficiente que requiere para descansar.

Uno de los primeros síntomas de depresión por trastornos de sueño podría ser que las personas amanecen cansadas, adoloridas, tienen pérdida o aumento de apetito, taquicardia, sudoración y colon irritable, entre otros, por lo que se considera necesario regular el uso de equipos electrónicos cuando culmina la jornada laboral.

Por último, un cerebro sano es aquel que tiene calidad de vida que se puede lograr siguiendo los cuatro pasos: un sueño normal, alimentación adecuada; hacer ejercicios y tener una sexualidad sana.