Seleccionar página

El síndrome de fatiga crónica es una afección muy difícil de diagnosticar y que no se acaba de entender por completo. A pesar de tratarse de un problema físico, hay quienes aseguran que también tiene componentes psicológicos. 

fatiga cronica

Sin embargo, luego de décadas de búsqueda, investigadores de la Universidad de Columbia finalmente han descubierto cambios inmunológicos distintivos que ocurren durante la fatiga crónica, mostrando por primera vez que se trata de una enfermedad biológica y no psicológica, que puede ser identificada por marcadores en la sangre, lo que alimenta las esperanzas de hallar un tratamiento.

Los investigadores examinaron los niveles de 51 marcadores del sistema inmunológico en el plasma de 298 enfermos y 348 personas sanas, y descubrieron que la sangre de los pacientes que sufrían fatiga crónica desde hace tres años o menos, tenían niveles más elevados de moléculas llamadas citoquinas, a diferencia de los sanos.

El síndrome, que se detecta con más frecuencia en mujeres, particularmente entre los 30 y los 50 años, presenta originalmente síntomas similares a la gripe y abarca desde dolores musculares a migrañas y fatiga extrema, e incluso irritabilidad, fiebre y falta de memoria, los que persisten durante más de seis meses.

A la fecha no existe una cura para el síndrome de fatiga crónica y los médicos buscan aliviar los síntomas con medicamentos que se han mostrado positivos para el caso de los pacientes a quienes la patología los condujo a la depresión, pero sin mayores resultados en la parte física del asunto.