Seleccionar página

Ayudar a los hijos a encontrar su vocación es parte de nuestra tarea como padres. Para ello existen muchos recursos, más allá de visitar universidades antes de que empiece el ciclo escolar.

escogiendo carrera2

Varias investigaciones han demostrado que los padres tienen una gran influencia en la elección de carrera de sus hijos, solo basta con pensar en nuestra propia experiencia; sin embargo, no se trata de tomar la decisión por ellos, sino de guiarlos. ¿Cómo lograrlo?

– Ayudar a identificar sus intereses, habilidades y valores: Hablar con ellos sobre sus sueños, sobre lo que les gusta y lo que no, es una buena forma de ayudarlos a vincular esos intereses con alguna carrera que ya exista.

– Buscar instrumentos de evaluación formales: Hoy en día hay muchos orientadores vocacionales de escuelas y universidades que pueden dar una visión mucho más detallada de cada una de las carreras que hay en el abanico. También hay evaluaciones formales, avaladas por organizaciones o dependencias especializadas que pueden dar una idea de cuáles son las carreras que más se acercan a lo que los chicos esperan.

– Red de ejemplos: Una vez que identifiquen sus gustos, se puede buscar personas que trabajen en campos que le interesen para que pueda conversar con ellas. De esta manera podrán darse una idea desde qué trata la carrera que ellos quieren estudiar, hasta los problemas que se pudieran presentar en el día a día. De esta forma irán despejando dudas e irán formando una opinión propia de la carrera.

escogiendo carrera

– Dejar que decidan en otros aspectos: Para que descubran más cosas sobre sí mismos y pierdan el miedo a decidir y hacerse responsables por ello, hay que permitirles elegir en otros aspectos. Y no se necesita que sea algo muy complejo, por ejemplo, puede ser que los padres les pidan que decidan sobre qué hacer un fin de semana; si ir a acampar, visitar museos o cocinar una pizza en casa. Con esto, estarán desarrollando su capacidad de decisión, algo vital a la hora de elegir una carrera.

– Mantener la distancia: Por mucho que los padres quieran intervenir, lo conveniente es permitir que sean los hijos quienes exploren todas las opciones posibles relacionadas con la elección de una carrera. Si nos piden trabajar, hacer un voluntariado o meterse a clases de algo, y se tienen los recursos, no hay nada mejor que apoyarlos. Entre más experiencia tengan, podrán tomar una mejor decisión.