Seleccionar página

La cistitis es la inflamación del recubrimiento interno de la vejiga. Ocurre por la presencia de bacterias en las vías urinarias.

Prevenir-cistitis-en-verano

Las infecciones de vías urinarias son mucho más comunes en mujeres que en varones, debido a que la uretra, es decir, el tubo que permite la salida de orina, es mucho más corta que en los hombres, permitiendo el ingreso de bacterias hacia la vejiga.

La cistitis puede llegar a ser una condición sumamente molesta porque es capaz de ocasionar una sensación casi constante de ganas de orinar, aún después de vaciar la vejiga por completo. El espasmo que se genera es lo que para muchas mujeres que sufren de cistitis de manera recurrente, resulta lo más molesto, incluso peor que el propio ardor al orinar, la fiebre o el malestar general que suelen acompañar a las infecciones de vías urinarias.

Para prevenir la cistitis es necesario adoptar ciertos hábitos:

– Beber agua en cantidad suficiente: De preferencia, hay que tomar dos litros al día. El agua ayuda a limpiar el tracto urinario y barrer las bacterias que pudiesen estar presentes en el meato urinario u orificio por el cual se expulsa la orina.

– No retener la orina y vaciar la vejiga hasta la última gota: A la hora de ir al baño, es recomendable que las mujeres se sienten en la taza, relajen sus músculos y expulsen toda la orina que se encuentra en su vejiga. Si quedan pequeñas cantidades de orina dentro de la vejiga, es más fácil que las bacterias que pudiesen estar presentes proliferen generando una infección. En caso de ir a un baño público es preferible poner un protector desechable sobre la taza o forrarla con papel higiénico que “hacer de aguilita”, ya que al hacer fuerza en las piernas para no poner los glúteos sobre la taza, muchas veces no se alcanza a vaciar la vejiga por completo.

– Tener buenos hábitos íntimos: La higiene íntima es nuestro aliado contra la cistitis. Las reglas que se deben seguir son siempre los mismas, pero nunca está de más repasarlas: limpieza de adelante hacia atrás, productos de limpieza no agresivos, evita protectores diarios, telas sintéticas o ropa demasiado estrecha y prestar especial atención a la higiene después de la relación sexual.

– Sistema inmunológico más fuerte con la fuente de alimentación correcta: Cuando el enemigo está a las puertas, hay que aumentar sus defensas. Si nuestro sistema inmune tiene un momento de debilidad aumenta el riesgo de cistitis. Comer frutas y verduras para aportar vitaminas, especialmente del grupo B; y minerales.