Seleccionar página

¿Qué mujer no sufre durante el período de menstruación? La explicación médica para los dolores menstruales es el exceso de prostaglandinas, una sustancia que se encuentra alojada en las paredes del útero y que aumenta a medida que avanza el período.

colicos menstruales

Las mismas son las causantes de las contracciones del útero, un movimiento natural que se produce durante la menstruación. Así, un elevado nivel de prostaglandinas hará que estas contracciones sean realmente fuertes y duelan, transformándose en un trastorno conocido como dismenorrea o calambres menstruales o cólicos.

Para que sepas cómo aliviar el malestar en estos momentos, te damos algunos consejos para tratar los dolores menstruales y mantener tu vitalidad aún en esos días.

– Cuidar tu cuerpo es esencial: Los cuidados del cuerpo no son sólo estéticos. Hay muchísimos trastornos y dolencias que podemos evitar teniendo un cuerpo sano y fuerte. Tal es el caso de los dolores menstruales. De acuerdo a los especialistas, las mujeres con mayor desequilibrio de su Índice de Masa Corporal (IMC), especialmente las que tienen sobrepeso, son las más factibles a desarrollar fuertes calambres menstruales. Esto ocurre porque las células grasas liberan una cantidad excesiva de estrógeno que acentúan los dolores.

– Mantener una buena alimentación: La solución para eliminar el dolor o, al menos, atenuarlo, es el equilibrio. En la dieta alimenticia, éste es fundamental para sentirnos bien en todo momento. Por ello, debes propiciar el consumo de frutas y verduras, para tener las vitaminas que tu cuerpo necesita; y consumir productos que contengan calcio y magnesio, como el pescado y los derivados de la leche.

combatir-los-colicos-menstruales-3

– Buena hidratación y ejercicio: También es recomendable mantener una buena hidratación. Beber cerca de dos litros de agua por día tiene enormes beneficios para tu organismo, entre los cuales está el hecho de que es muy útil para mantener el equilibrio en tus hormonas y por ende, disminuir el dolor de la menstruación. Y si de cuidar el cuerpo hablamos, hacer ejercicio es la clave de todo. Al poner tu esqueleto en movimiento liberarás endorfinas, una sustancia que actúa como analgésico y sedante, ideal para esos días.

Si el dolor llegó, necesitamos una solución más rápida que normalizar nuestro IMC o alcanzar la hidratación necesaria. Para esos momentos, lo mejor es hacerse masajes o poner una bolsa de agua caliente en las zonas bajas del abdomen y la espalda. Así relajarás los músculos contraídos durante la menstruación y, sin duda, contribuirás a que el dolor sea menos intenso.