Seleccionar página

Ahora que llegaron con todo los fríos, los virus de la gripe y el resfriado están listos para saltar a cualquier cuerpo que no cuente con un sistema inmunológico fuerte. Con tantos nuevos suplementos en el mercado, es fácil olvidar lo básico para lograr tener buenas defensas.

mujer-con-resfriado-comun

Uno de los minerales esenciales para crear una buena barrera inmunológica es el zinc, el cual se ha detectado que si se presenta una deficiencia leve de éste en nuestro cuerpo puede provocar resfriados frecuentes y gripe, fatiga crónica y una mala salud en general.

Una nueva revisión de las evidencias clínicas demuestra que los suplementos de zinc ayudan contra el resfrío común. Los autores de este estudio observaron que las personas que habían comenzado a usar caramelos o jarabe con zinc dentro de las 24 horas iniciales de experimentar los síntomas comunes de este padecimiento como dolor de garganta o secreción nasal, reducían un día la duración del resfrío.

La nueva revisión incluyó 13 ensayos con un total de 966 participantes que habían tomado zinc o un placebo al inicio de los síntomas. En otros dos ensayos, el zinc protegió del resfrío. Lo importante, según los autores, es que después de siete días de tratamiento, los pacientes tenían menos de la mitad de posibilidad de seguir enfermos.

Un adulto promedio tiene pocos resfríos por año, pero este padecimiento produce la pérdida de 22 millones de días escolares, así como unos 275 millones de días de trabajo perdidos por año tan solo en los Estados Unidos.

gripa mujer sonandose

El análisis también planteó que los resfriados normalmente son provocados por virus. Solo aproximadamente el cinco por ciento de los resfriados es causado por infección bacteriana. Sin embargo, a muchos pacientes con resfriados se les recetan antibióticos, lo cual no ayuda.

El tratamiento normalmente tiene como objetivo aliviar los síntomas, en lugar de erradicar la enfermedad en sí. Es importante enfatizar que los antibióticos que matan bacterias a menudo son sobreutilizados para tratar lo que casi siempre es una enfermedad viral.

Aunque los médicos no deben recetar antibióticos para los resfriados, los pacientes deben hacer su parte y no insistir en que les prescriban antibióticos. Si estos son utilizados demasiado a menudo para cosas que no pueden tratar, los antibióticos pueden dejar de funcionar efectivamente cuando realmente se necesiten.