Seleccionar página

Cuando estamos felizmente enamorados y con una relación que promete futuro, sabemos que tarde o temprano llegará el momento de que nuestros padres conozcan al “candidato” o “candidata”. Sin duda, es un momento de muchos nervios, miedos y preguntas, pero es un paso que debemos dar para que la relación avance.

presentando novio papas

No existe una fecha indicada para presentar a nuestra pareja con nuestros padres. Todo dependerá del tipo de relación que tengamos, por ejemplo, si hace algunos meses que estamos juntos y todo está estupendamente bien entre ambos, entonces es un buen momento para que nuestra familia conozca a esa persona. En cambio, si empezamos hace una semana todavía es demasiado temprano. Hay que tener en cuenta también el avance de la relación: si ambos estamos enamorados y tenemos pensado un futuro juntos es una buena señal para dar el gran paso de conocer a los suegros.

Otro punto importante es que nuestros padres sepan que estamos saliendo con una determinada persona. Aunque sea un tanto obvio este detalle, es importante que les recordemos a nuestros padres antes de presentarles a nuestra pareja personalmente. Muchas veces sucede que somos reservados en nuestra vida sentimental y omitimos contarles muchas cosas; o bien, nuestros padres suelen ser un tanto respetuosos de esta parte, aunque no quiere decir que no les interese. Contarles quién es, cómo lo (la) conocimos, cómo es, qué hace, les irá dando una idea y no los tomará por sorpresa cuando lo presentemos.

Muchas veces planificamos el primer encuentro entre nuestros padres y nuestra pareja con lujo de detalles y con anticipación, sin pensar que ese encuentro puede producirse de casualidad, naturalmente. Hay miles las formas en que podemos presentarlos, desde una cena formal en un restaurante, una invitación para ir de paseo juntos, hasta una presentación rápida y espontánea cuando nuestra pareja viene a visitarnos, así que no debemos presionarnos a que todo salga perfecto.

Asegurémonos también que nuestra pareja tenga información. Así como nuestros padres deben saber a quién les presentaremos, nuestra pareja tiene que saber ante quiénes será presentado.

Ese día, lo mejor es hablar de temas casuales como algo que hayamos visto en la televisión, algo de deportes que no sea tan polémico. Seguramente, habrá algunos “interrogatorios” y es ahí donde ambas partes se irán soltando.