Seleccionar página

Todos o casi la mayoría de nosotros en algún punto tenemos que convivir con la familia de nuestra pareja. Toda familia es diferente, algunas son lindísimas y amables, pero otras no tanto.

llevartebiencontussuegros

No necesariamente debemos agradarle a cada miembro de la familia de nuestra pareja, pero hay que entender que todos son diferentes y no podemos ser perfectos a los ojos de los demás. En cambio, hay posibilidades de evitar conflictos y situaciones incómodas.

– Conocer mejor a la familia. Es muy fácil caer en prejuicios, por eso es importante llegar con una mente abierta a conocer a la gran persona que debe de ser nuestra suegra, nuestro suegro, nuestros cuñados y cuñadas y demás. Después de todo, es en parte gracias a ellos que nuestra pareja es quién es hoy en día. No dudemos en hacerles preguntas sobre su vida o sus gustos, puede que inclusive nos encontremos con que tienen más cosas en común de las que pensábamos. También podemos pedirles que nos cuenten alguna historia de cuando nuestra pareja era pequeña. Así, además, sentirán que tenemos amor e interés hacia su hijo(a) o hermano(a), lo que suele ser lo más importante para ellos.

– Ser diplomáticos: Puede ser que en ocasiones encontremos desagradables algunos comentarios; sin embargo, no siempre tenemos que explotar por ellos, e inclusive muchas veces puede que sea un malentendido. De cualquier manera, si nos comportamos de manera impecable nunca podrán reprocharnos nada.

suegras-relacion-

– Cultivar la complicidad: Hay mil cosas que podemos hacer juntos. Lo importante es encontrar espacios donde compartir sólo con cada uno de los miembros para que puedan conocerse mejor.

– Amigos sí, pero con límites: Podemos llevarnos muy bien con los suegros y cuñados, pero hay que tomar en cuenta que no son nuestros mejores amigos, así que hay que tener cuidado, sobre todo con los comentarios demasiado personales o de algunas intimidades entre nuestra pareja y nosotros, si queremos evitar que se metan demasiado en nuestra relación.

– Saberse comportar: Si desde un principio nos establecemos como una pareja adulta que sabe cumplir con sus responsabilidades, entonces seguramente nos ganaremos el respeto de nuestros suegros.