Seleccionar página

Estás en pareja, todo va bien. Se conocen hace un tiempo y han decidido formalizar la relación. Una de las cosas que conlleva este hecho es, además del compromiso, conocer a la familia del otro. 

vestir suegros2

Ya de pensar en la palabra “suegros” da miedo. Sin duda, conocer a los padres de nuestra pareja es uno de los momentos cruciales de una relación, aunque también uno de los más difíciles. A veces queremos que el encuentro se produzca cuanto antes o a veces preferimos estirarlo un poco más para ganar confianza, pero sea como sea, tarde o temprano, ese día llegará.

Las primeras impresiones son importantes y nuestra vestimenta dice mucho de nuestra personalidad. No quieras aparentar lo que no eres, y tampoco vale la pena gastar una fortuna en ropa que no volverás a usar solo para impresionarlos. Lo mejor es mostrarse de manera natural y seguramente esto los conquistará.

La idea es intentar buscar un intermedio entre lo demasiado sexy y lo demasiado aburrido. Un vestido negro clásico o un pantalón de algodón es siempre la mejor opción en estos casos. Tu toque personal puede estar dado por detalles en las terminaciones o en algún accesorio que le agregues.

Siempre es bueno recurrir al clásico pantalón de moda. Busca un color neutro para poder combinarlo con alguna blusa o camisa. Es mejor aparentar clásicos que atrevidos y de mal gusto. Nunca será de más este tipo de combinación.

Puede que no tengas muy claro el tipo de reunión a la que vas a asistir, por lo que una blusa de seda o una camisa un poco formal te salva de cualquier “mal momento”. Elegante, clásico y juvenil. Todo en una simple prenda.

Los zapatos deben ser cómodos. Está bien que como mujeres, uno desee ponerse tacones altos para estilizar la figura, pero en ocasiones estos pueden jugar una mala pasada, por lo que hay que cuidar el alto de éstos y ponerse unos zapatos con los que se pueda caminar y no pasar un oso. En el caso de los hombres, unos zapatos bien lustrados son la clave que darán formalidad.