Seleccionar página

Muchas son las casas en las que nada más llegar, uno se siente sano y salvo; y por lo mismo, se suele decir “Hogar, dulce hogar”, una expresión que al exclamarla, se brinda un pequeño homenaje al hogar, suponiendo que en ningún otro sitio uno puede estar mejor.

hogar-dulce-hogar2

El origen de esta famosa locución se la debemos a la canción “Home! Sweet Home!”, compuesta en 1823 por John Howard Payne y Henry Rowley Bishop, la cual formaba parte de la ópera “Clari, or the Maid of Milan”.

La canción, en especial el estribillo, se hizo inmensamente popular en Estados Unidos durante los años en los que duró la Guerra de Secesión, siendo cantada por ambos bandos y con la curiosidad añadida de que tuvo que ser prohibida entre los miembros del Ejército de la Unión, debido a que su letra provocó la deserción de un buen número de soldados impregnados por la melancolía y añoranza de su hogar que suscitó la canción.

A pesar de pertenecer a una ópera, la canción empezó a cantarse en solitario, siendo grabada, ya en el siglo XX, por numerosos cantantes melódicos e incorporada en infinidad de películas, que ayudaron a que esta expresión se hiciera enormemente popular y pasara a ser una frase de bienvenida situada en la entrada de millones de hogares.