Seleccionar página

Elegir una dieta vegetariana es la forma mas sencilla de oponerse a la crueldad involucrada en la explotación de animales para consumo, pero también tiene muchos beneficios para la salud, aunque para que no existan deficiencias nutricionales, hay que seguir varios pasos en cuanto a planificación y nutrientes necesarios.

vegetariano como empezar

Si bien muchos dicen que la decisión de ser vegetariano es sencilla y que no requiere ningún esfuerzo, hay casos en los que este cambio tan rotundo en la alimentación se les torna cuesta arriba. Por ello, se debe ir paso a paso, completando etapas y luego sí dejar de comer carne por completo.

Pasar a llevar una alimentación que no esté basada en carnes de ningún tipo cada vez es más habitual. Es más sencillo que hace algunos años encontrar un restaurante donde sirvan comida vegetariana. Además, en el supermercado y en las tiendas se venden todos los ingredientes y alimentos que precisa este tipo de dieta.

Lo que se debe tener en cuenta al principio es que será difícil no estar en contacto con la carne, sobre todo si en la familia o entorno están acostumbrados a estos platos.

En primer lugar, hay que reconocer las comidas que no tienen carne que nos gustan. Puede ser que seamos fanáticos de la sopa, de las ensaladas o de las pastas. Esto no significa que comeremos solamente estos platos todos los días, porque si añadimos demasiada harina, subiremos de peso y si sólo ingerimos vegetales, puede que nos sintamos débiles.

En segundo término, pensemos en aquellas recetas que nos gustan quitándoles la carne y cómo quedarían. Podemos utilizar soja en trozos grandes para hacer un pastel con patatas, hacer hamburguesas con lentejas o quinoa, etc. No olvidemos condimentar bien para que tengan mejor sabor y combinar los colores de los alimentos en el plato.

Finalmente, nos podemos informar sobre nuevas recetas, comprar libros especiales, buscar en Internet. Cuando nos acostumbremos a una dieta vegetariana, estaremos incorporando más variedad de alimentos que antes, cuando comíamos carne.

Tal vez no conozcamos algunos alimentos o ingredientes que nos permitirán llenarnos de energía y nutrientes, más allá de lo que nos pueden brindan las frutas y verduras. Las legumbres son un aliado indiscutido para los vegetarianos, ya que aportan todo lo que el cuerpo necesita: lentejas, garbanzos o frijoles son ideales para ensaladas, salsas, platos elaborados, etc.

Las semillas son también muy recomendadas; podemos comerlas crudas o cocidas, pero siempre hay que dejarlas en agua para que “larguen” sus nutrientes. En sopas, ensaladas, tartas o zumos podrás consumirlas.

No olvidemos las setas, que brindan vitamina D y están presentes en muchas recetas sin carne, además de los frutos secos, como tentempié.