Seleccionar página

De niños, solemos reírnos sin prejuicios ni pudor y esto nos permite gozar de la vida de un modo que luego, con el correr de los años y la llegada de la edad adulta, ya no experimentamos.

risa salud

La risa, como se ha comprobado a partir de terapias que la incluyen, es sinónimo de buen estado de ánimo y optima salud.

Los beneficios para el organismo son evidentes y de lo más variados. Uno de los órganos vitales que mejor funcionan cuando nos reímos con frecuencia es el corazón, porque contribuye a un mejor estado cardiovascular.

Quienes se ríen ponen a trabajar, ni más ni menos, que 400 músculos del cuerpo, y esto genera una especie de masaje interno sumamente reconfortante. Pero hay más, porque también la risa beneficia al sistema digestivo, evitando, entre otros problemas, el estreñimiento.

Por otro lado, el sistema de defensas, el que nos defiende de diferentes enfermedades, virus o bacterias, también mejora cuando nos reímos con ganas. Los órganos, en general, reciben más oxígeno, se distienden las tensiones, se puede incluso perder peso y luchar con un mal de este tiempo, el estrés.

Cuando nos reímos se estimula la producción de catecolaminas, las sustancias implicadas en mantener nuestro cerebro en un aura creativa y despierta, además de que nos permite ser más receptivos. El humor está ligado íntimamente con nuestro estado emocional, por esta razón cuando estamos felices podemos mantener una relación más cómoda y amena con las demás personas.

Lo importante es, y siempre será, reír y sonreír cada día, sin dejar perder la oportunidad de mejorar nuestra vida y nuestra salud, además de mantener un excelente ambiente y relación con absolutamente todo lo que nos rodea.