Seleccionar página

Usamos la expresión “No hay moros en la costa” para indicar que el camino está libre de obstáculos o de peligros para realizar una acción.

moros en la costa

El origen lo encontramos en las zonas costeras del mediterráneo español, un lugar azotado por los ataques de los piratas berberiscos; algo que obligaba a la población de estos lugares a estar en permanente atención para repeler a los mismos.

Para protegerse, se construyeron murallas y torres desde las cuales vigilaban constantemente el mar para estar preparados ante un eventual ataque. Cuando se veía una embarcación enemiga, los vigilantes gritaban “hay moros en la costa”, mientras hacían sonar campanas y prendían fogatas para hacer señales visuales a otros pueblos.

Con el tiempo las invasiones cesaron, pero la frase se incorporó al lenguaje diario de la gente. Actualmente es más común en su forma negativa.