Seleccionar página

El misterio que rodea al sitio arqueológico de Stonehenge, en el sur de Inglaterra, se profundizó -literalmente-, ya que investigadores hallaron 15 bloques de piedra debajo del monumento megalítico y sus alrededores.

stonh

Stonehenge es una de las reliquias más enigmáticas del mundo antiguo, pero hay mucho más de lo que parece justo debajo de las piedras metamórficas distribuidas en las 4 circunferencias concéntricas que conocemos, revelaron científicos británicos y austriacos.

En el área que rodea a las enormes piedras verticales, que datan de finales del periodo neolítico, se encuentran enterrados al menos 15 bloques de piedra cuya existencia era desconocida hasta ahora, reveló un estudio del Instituto Arqueológico Ludwing Boltzmann de Viena.

Los investigadores trabajaron por 4 años en el denominado “Proyecto de Paisajes Ocultos de Stonehenge” para crear un mapa muy detallado del subsuelo de toda la zona, con una variedad de técnicas, como radar de penetración de tierra y escaneo láser 3D.

Según un comunicado del Instituto Ludwig Boltzmann para la Prospección Arqueológica y Arqueología Virtual, uno de los socios en el estudio, esas tecnologías se caracterizan por ser mucho menos destructivas que las tradicionales, basadas en excavación exploratoria.

En el mapa se encuentran todos los monumentos recientemente identificados, como un antiguo canal que divide un monumento este-oeste conocido como “Cursus”, indicó el profesor Vince Gaffney, arqueólogo de la Universidad de Birmingham, Inglaterra.

Gaffney, principal investigador del proyecto, explicó que el “Cursus” se alinea con la salida del sol en los equinoccios de primavera y otoño, y el canal descubierto podría haber sido un medio para quienes se dirigían ceremonialmente hacia el centro de Stonehenge.

Aún se desconoce con precisión el propósito del “Cursus”, pero los científicos sugieren que sirvieron como ruta procesional justamente por su alineamiento astronómico.

(ntx)