Seleccionar página

El exceso de alcohol te causa muchos más daños a la piel de los que crees. Este producto irrumpe en nuestra existencia trayendo un efecto de alegría y distensión, en tanto que dilata los vasos sanguíneos y nos hace sentir ligeros y despreocupados, pero también obliga a nuestro hígado a trabajar el doble para estar en capacidad de liberar toxinas.

alcohol piel 2

Cuando ese proceso no se da naturalmente a causa del alcohol, la acumulación de grasa puede producir acné o empeorarlo considerablemente. Los granos que aparecen en la cara después de haber consumido una buena dosis de alcohol son un buen ejemplo de ello.

Pero esto no es todo: el consumo de bebidas alcohólicas reduce los niveles de vitamina A en el cuerpo, de tal manera que a algunos problemas de resequedad y descamaciones, sigue el envejecimiento prematuro de la piel. Por eso, se debe tener claro que los efectos del alcohol a corto plazo no son pasajeros, tienen consecuencias posteriores.

Si bien es cierto que la genética tiene una influencia determinante en la calidad de la piel, todo el cuidado que le brindemos resulta estéril si no la preservamos a través de hábitos saludables. De allí que sea mejor evitar el consumo inmoderado de bebidas alcohólicas y elegir siempre opciones más saludables.

La mayoría de los especialistas coinciden en que un alto consumo de alcohol envejece la piel más rápidamente, en especial aquellos obtenidos mediante un proceso de destilación, porque estos afectan de manera paulatina las fibras de colágeno y, tarde o temprano, traen las señales evidentes de una cara demacrada y arrugada.

Igualmente, aunque la persona no haya sufrido de acné, este puede aparecer como consecuencia de un daño hepático, y entonces su piel adquiere un tono opaco, pálido y un color amarillento.

alcohol piel

Para poder contrarrestar los efectos negativos del consumo de alcohol, lo primero que hay que considerar es la cantidad y qué clase de bebida ingerimos.

También podemos preparar la piel con antioxidantes y aplicar mascarillas a base de extracto de granada, açaí, vitamina C, retinol, aceite de oliva o cualquier otro antioxidante.

Cuando estemos bebiendo, se recomienda tomar un vaso de agua entre cada bebida. Esto además de mantener hidratada la piel disminuirá el consumo de alcohol.

Por último, al día siguiente, hay que hidratarse con bebidas que contengan nutrientes añadidos tales como extracto de açaí, vitaminas C, A, E, B5 y B12 y electrolitos.