Seleccionar página

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) exigió ayer la liberación de 43 cascos azules capturados por rebeldes sirios en una comunidad de la región de los Altos del Golán, fronteriza entre Israel, Líbano, Jordania y Siria.

CASCOS AZULES

El Consejo de Seguridad y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exigieron la puesta en libertad de sus efectivos, de nacionalidad filipina y adscritos a la Fuerza de Observación de la Separación (UNDOF, siglas en inglés).

En un comunicado, el Consejo de Seguridad demandó “la incondicional e inmediata liberación de todos los cascos azules de la ONU detenidos” y llamó a todas las partes a cooperar con la misión del organismo en los Altos del Golán, a fin de que pueda cumplir libremente su mandato.

Pidió también a los países con influencia en el área que soliciten a los grupos rebeldes la liberación inmediata de los cascos azules y recordó que no debe haber fuerzas militares ni rebeldes en el área de separación patrullada por la UNDOF.

La ONU informó que sus efectivos fueron detenidos en la comunidad siria de Ar Ruwayhinah, durante un periodo de intenso combate entre grupos rebeldes y las fuerzas armadas de Siria.

Por su parte, Ban ki-moon también condenó enérgicamente la detención de los cascos azules y exigió su liberación inmediata. Llamó además a que se levante la restricción de movimiento al personal de UNDOF.

La detención del día de ayer sucede luego que efectivos de la UNDOF fueran capturados por grupos armados en los Altos del Golán en marzo y mayo de 2013, para ser liberados más tarde sanos y salvos.

(ntx)