Seleccionar página

El procurador general de la República, Jesús Murillo, dijo que no hay elementos para confirmar la muerte de Juan José Esparragoza Moreno alias “El Azul”, señalado como uno de los líderes del cártel de Sinaloa.

Cártel

Luego de que José Juan Esparragoza Jiménez, supuesto hijo del narcotraficante, declaró ante un juez que “El Azul” había muerto, Murillo Karam fue cuestionado sobre si la PGR tiene elementos fundados para confirmar esto, a lo que sin dar más explicaciones dijo que “no”.

Así, la PGR mantiene la postura de que podría seguir con vida, ya que no fue posible confirmar que la identidad genética de su presunto hijo, detenido en días pasados, tiene coincidencia con “El Azul”, debido a que no existen, en ningún banco de datos del gobierno mexicano ni en archivos estadunidenses, muestras genéticas de uno de los principales narcotraficantes de México, indicaron colaboradores del procurador.

En junio pasado, el semanario Río 12 dio a conocer que habría muerto de un infarto mientras convalecía de las lesiones que sufrió en mayo durante un accidente automovilístico.

También se señaló que Juan José Esparragoza Moreno estuvo internado en un hospital de Culiacán, Sinaloa, y tras su fallecimiento sus restos fueron cremados a petición de sus familiares. Por tanto, ninguna autoridad pudo obtener muestras de ADN de los restos del capo.

Aunque en los años ochenta, Esparragoza Moreno estuvo preso por narcotráfico en el Reclusorio Norte de la ciudad de México, en esa época no se acostumbraba tomar muestras genéticas a los internos.

Finalmente, los funcionarios consultados señalaron que para corroborar que Esparragoza Jiménez es hijo de Juan José Esparragoza Moreno, es necesario contar con una muestra de ADN del capo, y no hay forma de obtenerla, por tanto, legalmente la PGR considera que el narcotraficante sigue vivo.