Seleccionar página

Un terremoto en las fallas geológicas de California, Estados Unidos, podría desencadenar una crisis en la central nuclear del Cañón del Diablo.

planta nuclear

Continúan las réplicas del sismo de 6.0 grados que el pasado domingo sacudió el norte de California, ante lo cual, grupos ambientalistas pidieron el cierre de la planta nuclear.

La central de Cañón del Diablo, que cuenta con 2 reactores, se encuentra localizada cerca de 4 fallas geológicas, en medio de una telaraña sísmica, lo que supone un riesgo grande.

Sin embargo, el propietario y operador de la planta, Pacific Gas & Electric, presentó recientemente una solicitud para extender por otros 20 años el funcionamiento del sitio.

La información sobre las fallas y la preocupación por la vulnerabilidad de las plantas nucleares a raíz del terremoto y tsunami que devastaron la costa este de Japón en marzo de 2011, forman parte integral del informe del doctor Michael Peck, exinspector nuclear federal, quien hace un año expresó incertidumbre sobre la capacidad de la última planta nuclear de California ante los sismos.

Aunque la planta cuenta con sistemas que permiten soportar movimientos telúricos y dan garantías razonables de seguridad, la exposición a niveles altos de actividad sísmica de la Falla de Shoreline podría aumentar la probabilidad de fallo de funcionamiento.

Esta semana, Peck advirtió de una posible catástrofe en Cañón del Diablo que debe ser considerada, “antes de que sea demasiado tarde”, por lo que “tiene que cerrar de inmediato”.

(ntx)