Seleccionar página

Estados Unidos trabaja con agencias policiales internacionales para monitorear a miles de ciudadanos de 50 países que combaten en Siria como parte del grupo radical Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), dijo ayer la Casa Blanca.

EIIL

“Nos preocupa mucho el riesgo que estos individuos representan para los 50 países de los que provienen”, dijo el vocero presidencial Josh Earnest.

El portavoz expresó la preocupación de su gobierno por el hecho de que en muchos casos, estos individuos tienen pasaportes de países occidentales y “tienen alguna libertad de movimiento en nuestro sistema de transporte”.

“Estamos trabajando y cooperando con la Interpol y otras agencias policiales, y agencias de seguridad nacional en países occidentales y en la región (Medio Oriente), para tratar de monitorear el movimiento de estos individuos y mitigar la amenaza que representan”, dijo.

Autoridades estadunidenses confirmaron la muerte de su connacional Douglas McArthur McCain, ocurrida el fin de semana en Siria mientras combatía al lado del EIIL.

Los temores sobre la presencia de occidentales en el EIIL se renovaron ante la sospecha de que sería un ciudadano británico el asesino del periodista estadunidense James Foley, ejecutado la semana pasada en Siria.

Earnest dijo que estos individuos no sólo se han radicalizado bajo la interpretación del Islam que promueven grupos como el EIIL, sino que además han recibido entrenamiento militar y “en algunos casos han sido probados en el campo de batalla”.

Este tema también ha sido abordado por la asesora presidencial para antiterrorismo, Lisa Monaco, en visitas a Europa y Medio Oriente “para discutir esfuerzos y coordinar nuestros esfuerzos para proteger a occidente de estos individuos”.

(ntx)