Seleccionar página

La familia de un mexicano muerto a balazos por agentes de la Patrulla Fronteriza, interpuso una demanda por violación de sus derechos civiles de hace 2 años.

patrulla

La demanda interpuesta este miércoles se refiere a la muerte de Guillermo Arévalo Pedraza, de 37 años, quien recibió un disparo el 3 de septiembre de 2012, cuando convivía en un parque con su familia en el lado mexicano del río Bravo, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Los deudos argumentaron que en este caso, la corporación reconoció y sancionó el uso excesivo de la fuerza letal.

La demanda, interpuesta en una corte federal estadounidense en Laredo, Texas, es la última de una serie de querellas según las cuales, los derechos civiles constitucionales contra la fuerza excesiva también son aplicables a quienes no son ciudadanos de este país.

La muerte de Arévalo se produjo luego de que agentes de la Patrulla Fronteriza, a bordo de una lancha de vigilancia, trataron de detener en el río Bravo a un hombre que intentaba regresar a nado al lado mexicano, al parecer para evitar el arresto.

Al ver la persecución, la gente ubicada en un parque en el lado mexicano gritó a los agentes fronterizos que dejaran al nadador.

Los agentes dispararon hacia la orilla e hirieron a Arévalo Pedraza, que estaba con su esposa, Nora Isabel Lam Gallegos, y sus dos hijas.

Después del tiroteo, la Patrulla Fronteriza informó que la gente en la orilla estaba tirando piedras a la embarcación.

La demanda contiene testimonios de testigos del incidente que negaron que se hubieran arrojado piedras, lo cual tampoco hubiera justificado los disparos.

A pesar de que el incidente se registró hace casi dos años, las autoridades estadounidenses no han identificado a los agentes involucrados o dado a conocer otros detalles, al sostener que el caso está bajo una investigación de un gran jurado.

(ntx)