Seleccionar página

El gobierno de Estados Unidos determinó gravar las importaciones de azúcar provenientes de México de forma preliminar tras encontrar, de forma tentativa, que su producción recibe subsidios por parte del gobierno mexicano.

azucarbodega1

La decisión implicará que quienes importen azúcar mexicana en Estados Unidos tendrán que pagar una tarifa compensatoria que va de 3 a 17%, una medida que podría aumentar los costos de producción para los fabricantes de alimentos y bebidas en Estados Unidos.

Si el azúcar importado desde México es producido por la empresa gubernamental Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (FEESA) la tarifa punitiva será de 17%, si proviene del Ingenio Tala o de otras propiedades similares que son propiedad de la empresa Grupo Azucarero Mexicano, o GAM, la tarifa compensatoria será de 3%, mientras que cualquier otra azúcar que provenga de otro productor mexicano, entonces la tarifa a pagar será de 14.87%, dijo el Departamento de Comercio de Estados Unidos en un comunicado de su resolución.

Con la tarifa es muy probable que los consumidores estadounidenses de azúcar mexicana recurran a otros proveedores que les podrían suministrar el mismo bien pero a un precio inferior al que tendrán que pagar ahora por el mexicano, si a éste se le suma la tarifa punitiva.

México el año pasado exportó dos millones de toneladas métricas de azúcar a Estados Unidos, con un valor anual de 1,066 millones de dólares, dijeron las autoridades estadounidenses.

La decisión que tomó el Departamento de Comercio estadounidense se da luego que algunos productores de azúcar de ese país, agrupados en American Sugar Alliance, o de manera individual como American Sugar Refining, Hawaiian Commecial & Sugar Company o Rio Grande Valley Sugar Growers, pidieron a las autoridades investigar las ventas de azúcar mexicana en Estados Unidos.

Los productores sospechaban que el azúcar mexicana era subvencionada a fin de poder venderse a un precio inferior a su costo de producción, una práctica comercial que se conoce mejor como dumping.

Las tarifas que las autoridades estadounidense acordaron imponer de forma transitoria se dieron luego que los primeros resultados de las investigaciones concluyeron que sí existía una práctica desleal por parte de los fabricantes de azúcar de México al exportar su producto a Estados Unidos y venderlo por debajo de su costo gracias a un posible subsidio gubernamental.

Las tarifas preliminares que entrarán en vigor la próxima semana podrían aún ser eliminadas cuando el Departamento de Comercio concluya su investigación y brinde su veredicto final el 7 de enero de 2015.

Las autoridades mexicanas lamentaron la decisión del gobierno de Estados Unidos ya que desde su perspectiva la acusación de una subvención a los productores de azúcar mexicanos “carece de mérito”.

“Las acciones que está tomando el gobierno de Estados Unidos y que se derivan de las demandas que injustificadamente inició la industria azucarera estadounidense el pasado mes de marzo, podrían afectar a las familias mexicanas que contribuyen en esta actividad, así como a los usuarios de azúcar en Estados Unidos que dependen de la proveeduría mexicana”, dijo la Secretaría de Economía en un comunicado.

El gobierno de México señaló que continuaría el diálogo con las autoridades de Estados Unidos para explorar un acuerdo que permita lograr el acceso del producto sin esas cuotas compensatorias a fin de continuar integrando las dos economías bajo el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Para el gobierno mexicano existían muchas otras vías de negociación para superar algunas diferencias entre los productores de azúcar mexicanos y estadounidenses antes que la imposición de tarifas punitivas.

Por su parte, la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, o CNIAA, de México, un grupo que representa a los productores de azúcar, ofreció incluso que aceptaría un tope a la exportación de azúcar mexicana antes que una tarifa por supuesto dumping.

La perspectiva del posible impuesto al azúcar mexicana se había ya reflejado en alzas al precio del edulcorante en Estados Unidos, país que produce aproximadamente 70% del azúcar que consume. El resto del azúcar que necesita lo obtiene de importaciones, que vienen especialmente de México, país que hasta ahora gracias al TLCAN no pagaba tarifas de importación para vender su azúcar en mercados estadounidenses.

Los precios del azúcar de Estados Unidos crecieron 18% desde marzo, terminando el martes en su precio más alto en casi dos años, de 26.35 centavos de dólar por libra en el mercado ICE Futures US.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx