Seleccionar página

El Departamento de Defensa de Estados Unidos defendió la autorización del presidente Barack Obama para el envío de vuelos espía en Siria, a fin de atacar a las milicias del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) en la zona.

Obama

“El presidente ha sido claro acerca de esto, el secretario (de Defensa, Chuck) Hagel ha sido claro, esto es una amenaza seria de un grupo de terroristas serio, y necesitamos estar atentos a hacer lo necesario para proteger a los ciudadanos estadounidenses”, señaló el contralmirante John Kirby.

El portavoz del Departamento de Defensa reiteró que Estados Unidos no se detendrá por fronteras geográficas en su misión de proteger a sus ciudadanos, en el exterior o dentro del país.

Sin embargo, el funcionario evadió responder si existe una posible violación a las leyes internacionales al enviar aviones de espionaje a un país al que no se le ha declarado la guerra.

Este lunes, el Pentágono anunció el inicio de su operación de vuelos de reconocimiento tripulados y no tripulados en Siria, como preámbulo para potenciales ataques aéreos en contra del EIIL.

Tras la autorización presidencial el fin de semana, se prevé que el espionaje aéreo lo realizarían drones y tal vez aviones espía U2.

Kirby se rehusó a precisar el número de incursiones aéreas de reconocimiento que se realizarán a diario. “No voy a hablar sobre asuntos de inteligencia”, agregó.

El portavoz indicó que Estados Unidos reconoce el respaldo de Albania, Canadá, Croacia, Dinamarca, Italia, Francia y el Reino Unido para el refuerzo de las fuerzas kurdas que combaten al EIIL en Irak, con el envío de armas personales y de bajo calibre.

(ntx)