Seleccionar página

Los abogados brasileños de los cuatro mexicanos acusados por un supuesto delito de lesiones graves pidieron la declaración de varios testigos, entre ellos uno en la Ciudad de México, con el objetivo de lograr que sean absueltos, informaron hoy fuentes judiciales.

cárcel Brasil

El pasado viernes se celebró la primera audiencia con interrogatorios a los testigos aportados por la acusación, así como el testimonio de las víctimas, dos brasileños que aseguran que fueron apaleados por los cuatro mexicanos el 29 de junio en la ciudad de Fortaleza.

En esa sesión, el juez José de Norões Ramos procedió a escuchar las declaraciones de dos testigos aportados por la acusación, que serían “personas que viven en la zona donde todo ocurrió y vieron lo sucedido por la ventana”, dijo el abogado Daniel Maia, que representa a las víctimas.

“Son personas que estaban en el lugar de los hechos durante la agresión”, explicó en entrevista telefónica antes de confirmar que las tres supuestas víctimas –dos hombres que recibieron golpes y la mujer de uno de éstos- también fueron interrogadas en esa primera audiencia del proceso de instrucción.

Los abogados defensores de los mexicanos pidieron, por su parte, aportar el testimonio de tres personas, una de ellas en Río de Janeiro y la otra en la Ciudad de México, lo que se llevará a cabo “por medio de una carta rogatoria”, reveló André Mirza, uno de los abogados brasileños de los acusados.

Eso significa que una de las audiencias deberá ser realizada en la Ciudad de México y se enviará posteriormente el documento con la transcripción a Fortaleza, ciudad al noreste de Brasil donde se celebra el juicio.

Tras llevar a cabo ese trámite, que podría demorar semanas, se realizará el interrogatorio en Fortaleza de los cuatro mexicanos: Sergio Israel Eguren Cornejo, Mateo Codinas Velten, Rafael Miguel Medina Pederzini y Angel Rimak Eguren Cornejo.

Tanto acusación como defensa negaron a Notimex, cada una por su parte, las informaciones que aseguran que las víctimas realizaron una nueva denuncia contra los mexicanos el sábado, en esta ocasión por “tocamientos”.

“Les acusamos de un delito de lesiones graves, otro de lesiones leves y otro de constreñimiento ilegal”, explicó Maia que representa a las víctimas y que dijo que sus clientes “buscan una condena que sirva de ejemplo para que no se produzcan más actos de vandalismo”.

“Buscamos la condena de ellos y que se mantengan las medidas cautelares, porque si se las quitan hay riesgo de que esto acabe en impunidad”, dijo al referirse a la imposibilidad de los mexicanos de salir de la ciudad de Fortaleza y a la retirada de sus pasaportes, todo ello decretado por la Justicia.

Dijo que “los abogados de la defensa no discuten que fueron los mexicanos quienes cometieron la agresión” y aseguró que los testigos aportados por éstos “no van a alterar nada del proceso, pues son amigos y conocidos, no testigos presenciales de lo que sucedió”.

Señaló, por otra parte, que de sus dos clientes -David de Queiroz Chaves y Maximiano Leite Barbosa Chaves- todavía tienen secuelas psicológicas.

“Maximiano está bien recuperado físicamente, pero David no está trabajando, porque tiene una fisura en el rostro y en las costillas”, indicó el abogado.

“No consigue pasar mucho tiempo sentado con el ordenador. Sus vidas cambiaron mucho por el trauma psicológico, emocional, no quieren salir de casa. El daño mayor es la cuestión psicológica, el daño moral que se les hizo”, explicó.

Los cuatro mexicanos, entre quienes figuran dos del Partido Acción Nacional (PAN) exintegrantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, pasaron casi dos meses en prisión de forma preventiva antes de que un juez les concediera un habeas corpus que les permite estar en régimen de libertad limitada durante el proceso.

Los cuatro mexicanos fueron detenidos por la policía el 29 de junio en Fortaleza, ciudad donde horas antes la selección mexicana había sido eliminada del Mundial de Futbol Brasil 2014 con marcador de 2 a 1 por Holanda.

Los cuatro se habrían visto implicados en una pelea que supuestamente desembocó en una agresión de los mexicanos a los dos brasileños, tras un incidente con la esposa del primero.

(ntx)