Seleccionar página

Un tren cargado con 240 toneladas de ácido sulfúrico se descarriló y volcó a escasos metros del Río Santa Cruz, en el municipio fronterizo de Nogales, Sonora; aunque según Protección Civil no hubo derrame, se trata de residuos tóxicos provenientes de la minera Grupo México.

Yaqui

Carlos Arias, titular de la Unidad Estatal de Protección Civil, afirmó que los químicos tenían como destino los Estados Unidos y que podrían provenir de la mina de Cananea, Buenavista del Cobre, o bien, de la mina la Caridad ubicada en Nacozari, ambas pertenecen a la misma empresa responsable del mayor desastre ecológico en la historia regional, el derrame de 40 mil metros cúbicos (equivalentes a 40 millones de litros) de ácido sulfúrico al Río Sonora.

De acuerdo al informe de la Unidad Municipal de Protección Civil en la región, el accidente ocurrió a 10 kilómetros al suroeste de Santa Cruz, en el lugar conocido como ‘El Cajón’ o ‘La Canasta’, los contenedores volcados quedaron a 10 metros del Río Santa Cruz, “afortunadamente no hubo derrames”, declaró el funcionario estatal.

Según el titular de Protección Civil fueron seis vagones en total los que se descarrilaron, de los cuales tres venían cargados a su máxima capacidad con 80 toneladas de ácido sulfúrico que el Grupo México utiliza en la operación de las minas de Cananea y Nacozari; el funcionario del Gobierno de Sonora afirmó que hasta el momento se desconocen las causas del accidente que continúa en investigación.

El Río Santa Cruz nace en los Estados Unidos y fluye hacia México, donde cruza entre las ciudades homónimas de Nogales, Sonora y Arizona, para después fluir de nueva cuenta hacia el vecino país del Norte; en la zona del accidente trabaja personal de Grupo México, Ferromex y Protección Civil municipal.

Por su parte, Tomas Rojo Valencia, portavoz de la tribu Yaqui, adelantó que en los próximos días darán a conocer las acciones de resistencia civil pacífica que implementarán contra el Gobierno de Sonora y la empresa responsable del derrame equivalente a 40 millones de litros de ácido sulfúrico que la mina de Cananea Buenavista del Cobre vertió al caudal del que dependen 22 mil habitantes de seis municipios de la ribera.

Al cumplirse dos semanas del derrame, extrabajadores de la Sección 65 del Sindicato Minero tomaron las instalaciones de Buenavista del Cobre, que actualmente trabaja al 20 por ciento de su capacidad total.

En rueda de prensa, Yaquis y exmineros leyeron un manifiesto con dos demandas: que se retire la concesión de la mina de Cananea al Grupo México ante el evidente mal manejo; y que las autoridades responsables de Semarnat y Conagua atiendan resolutivos de la SCJN para suspender la operación del Acueducto Independencia.