Seleccionar página

La Procuraduría General de la República internó en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, a José Juan Esparragoza Jiménez y a Joel Vázquez Valdenegro, identificados como presuntos integrantes del cártel de Sinaloa.

El azul

Peritos de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR practicaron exámenes periciales a Esparragoza Jiménez, a fin de conocer los vínculos familiares que tendría con Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, uno de los líderes del mencionado cártel.

“Sin embargo, no fue posible realizar un cotejo positivo, toda vez que no se cuenta con información genética que permita establecer la relación de parentesco”, señaló la PGR.

La dependencia federal dijo que tampoco existe información que permita tener la certeza científica de la filiación de parentesco de esta persona con el capo del narcotráfico.

Tanto José Juan como Joel fueron detenidos gracias a trabajos de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional, en coordinación con la Agencia de Investigación Criminal y de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, así como de la Policía Federal. La captura ocurrió el pasado 20 de agosto, en Culiacán, Sinaloa.

“Esparragoza Jiménez presuntamente pertenece a un grupo delictivo que opera en Sinaloa y las supuestas actividades que tenía era coordinar la producción y trasiego de cristal, cocaína y mariguana hacia Estados Unidos; mantenía un bajo perfil”, indicó la PGR.

Incluso, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos a través de la Oficina de Control de Bienes (OFAC, por sus siglas en inglés) emitió una alerta en julio del 2012 en la que identifica a cuatro hijos de Juan José Esparragoza Moreno como lavadores de dinero del Cártel de Sinaloa, por lo que prohibió a ciudadanos y empresas de la Unión Americana cualquier tipo de transacción comercial con ellos.

Los cuatro hijos de “El Azul” que están plenamente identificados por las autoridades de México y Estados Unidos son Cristian Iván, Juan Ignacio, Brenda Guadalupe y Nadia Patricia, todos ellos de apellido Esparragoza Gastelúm.

Como consecuencia de la detención de estas personas y en seguimiento a las actividades de inteligencia, el 23 y 24 de agosto pasados, se ubicaron y aseguraron dos laboratorios para la elaboración de droga sintética, los cuales se encuentran en los municipios de Cosalá, Sinaloa; y Tamazula, Durango, en donde, según los indicios encontrados, se podía elaborar aproximadamente 300 y 150 kilogramos de cristal por mes, respectivamente.