Seleccionar página

Una ola de atentados dentro y fuera de Bagdad, incluida una mezquita chiíta, dejó un saldo de al menos 43 muertos y casi 90 heridos, en momentos en que el nuevo primer ministro, Haider al-Abadi, intenta formar un gobierno de unidad.

muertos

El ataque más mortífero ocurrió cuando un suicida detonó los explosivos que llevaba consigo en medio de feligreses chiítas que salían de una mezquita tras las plegarias del medio día en la zona de Nueva Bagdad, causando 15 muertos y 32 heridos.

La mezquita y los edificios cercanos sufrieron importantes daños materiales, por lo que la policía cerró la entrada a la zona para investigar el atentado.

El atentado fue seguido por 2 coches bomba que explotaron casi simultáneamente en las ciudades de Kerbala y Hila, al sur de Bagdad.

Los atentados en Irak se han incrementado desde junio pasado, cuando el yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) se apoderó de varias zonas del oeste y norte del país y declaró un califato islámico en el territorio bajo su control.

Desde entonces, los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales iraquíes y los yihadistas no han cesado.

Además, los ataques y enfrentamientos tienen lugar en momentos en que el nuevo primer ministro intenta formar un gobierno de unidad nacional, que incluya a chiítas, sunitas y kurdos, para luchar contra el EIIL.

(ntx)