Seleccionar página

Jozef Wesolowski, el ex nuncio apostólico en República Dominicana, podría afrontar un juicio civil por abusos sexuales contra menores fuera de los tribunales vaticanos, lo que sería la primera vez que un diplomático de la Santa Sede comete este acto.

Józef-Wesolowski

Esto luego de que el portavoz papal, Federico Lombardi, confirmase este lunes que el responsable ya no cuenta con la inmunidad propia de su anterior puesto y puede ser convocado por la justicia dominicana para rendir cuentas por las acusaciones en su contra.

El caso no tiene precedentes. Explotó en agosto de 2013 cuando el entonces representante vaticano fue convocado de imprevisto a Roma.

Ello debido a que en julio de 2013, el Papa Francisco había recibido un amplio informe que contenía acusaciones de abusos y otras cuestiones. Por eso decidió revocarle su encargo, que abandonó hace un año, el 21 de ese mismo mes.

En junio de este año, Wesolowski fue hallado culpable en los tribunales eclesiásticos y sentenciado a la dimisión del estado clerical, es decir a perder su condición de sacerdote. Al mismo tiempo, dejó de ser empleado del Vaticano, aunque no estaba claro si había perdido su inmunidad diplomática.

Lombardi aclaró el punto: El exembajador ya no goza de inmunidad ni ocupa puesto alguno en la estructura de la Santa Sede, aunque la sentencia de la Doctrina de la Fe en su contra no es definitiva aún.

Esto porque él apeló a la pena impuesta en primer grado, dentro de los 60 días posteriores a la comunicación de la misma (como establece la ley canónica).

Su recurso de revisión será turnado ahora a la “feria cuarta”, la segunda instancia dentro de la misma Doctrina de la Fe. Mientras ese organismo no analice el caso, la sentencia no puede ser considerada firme.

Si la apelación es rechazada, al imputado ya no lo quedará un tercer grado de juicio y sólo podría buscar la intervención definitiva del Papa.

Según dijo el portavoz vaticano, el pronunciamiento de la “feria cuarta” está previsto “en tiempos breves, en el curso de las próximas semanas (probablemente en octubre)”.

Una vez concluido el proceso canónico, se iniciará un juicio en los tribunales del Estado de la Ciudad del Vaticano pero este no de tipo eclesiástico sino directamente penal.

(ntx)