Seleccionar página

Por discrepancias con la política económica del gobierno francés, y en una jornada en que por sorpresa el primer ministro, Manuel Valls, anunció una remodelación del gabinete, tres ministros anunciaron hoy su intención de abandonar el ejecutivo.

manuel valls francia

Los funcionarios que anunciaron su dimisión son los ministros de Economía, Arnaud Montebourg, protagonista de la crisis de gabinete; de Cultura, Aurélie Filippetti, y de Educación Nacional, Benoit Hamon.

La víspera, Montebourg precipitó la crisis del gabinete, al reiterar sus críticas a la política de austeridad presupuestaria del gobierno.

Por su parte, Filippetti anunció en una carta dirigida este lunes al presidente francés Francois Hollande su deseo de no formar parte del nuevo gobierno, que será anunciado el martes.

La renuncia de Hamon no fue sorpresa, porque la víspera, el titular de Educación acompañó en primera fila a Montebourg, quien en un discurso dijo que la política económica del gobierno necesita alternativas.

Por iniciativa del primer ministro Valls, el gobierno francés está aplicando un plan de ahorro a tres años por 50 mil millones de euros (66 mil millones de dólares), con el que espera controlar su enorme déficit.

El hasta hoy ministro de Economía consideró que la iniciativa es “absurda”, porque perjudica al crecimiento económico e impedirá lograr los fines perseguidos.

Los tres ministros renunciantes habían expresado su abierto desacuerdo con la política económica del gobierno y habían exigido un debate interno.

En lo que algunos analistas consideraron una “sobrerreacción mediática”, el primer ministro Valls prefirió prescindir de los ministros díscolos para aplicar su plan de austeridad sin voces discordantes en el seno del gobierno.

Para evitar nuevos contratiempos internos, el presidente Hollande pidió al primer ministro que eligiera ministros “coherentes” con las políticas que pretende aplicar.

Durante toda la jornada, Valls canceló su agenda y se ha dedicado a platicar con eventuales candidatos a ocupar los ministerios vacantes, aunque se prevé que la remodelación no sea muy profunda y se limitará a cambiar a los ministros que dimitieron.

(ntx)