Seleccionar página

El Barcelona ofreció una buena imagen en su estreno liguero, y pese a jugar toda la segunda mitad con un hombre menos, derrotó con facilidad al Elche por marcador de 3-0.

10574213_10152808737989305_574132003567200826_n

Con un tanto del joven Munir y un doblete de Leo Messi, quien parece haberse recuperado definitivamente para la causa, el Barça demostró muchas ganas de agradar, mucha hambre de reconquista y mucha urgencia por recuperar el tiempo perdido.

Sin Xavi, pero con un imperial Rakitic y de la mano de un Messi hipermotivado, el conjunto blaugrana puso cerco a la portería del Elche desde el primer minuto.

Munir, la revelación de la pretemporada azulgrana y quien debutó con el primer equipo en partido oficial, recibió un pase de Iniesta y, tras darse media vuelta, armó un trallazo que se estrelló en el poste.

El propio Iniesta lo imitaría poco después, esta vez con un disparo desde la frontal que pegaba en el travesaño de la meta defendida por Tyton. Y Messi, Rakitic y Alves también probaron fortuna desde fuera del área, aunque ninguno de los tres encontró puerta.

El Elche, bien parapetado atrás, aguantaba como podía las embestidas locales e intentaba desperezarse con alguna tímida contra y algún balón descolgado a la banda de un hiperactivo Rodrigues, para salir de la asfixiante presión de su oponente.

Solo falló con estrépito una vez en la salida del balón, en el minuto 42, y le costó un gol. Sergio Busquets estuvo rápido en la recuperación y más aún en la asistencia a Messi, que se revolvió desde la frontal y cruzó el esférico a la cepa del poste para hacer el primero.

Sin embargo, los azulgranas no tuvieron tiempo de disfrutar del 1-0 porque, en la jugada siguiente, Busquets se comería un balón largo y obligaría a Mascherano a zancadillear a Rodrigues, que ya se plantaba solo ante Bravo. El argentino vio la roja directa, y el Barça tendría que jugar toda la segunda parte con un diez.

Luis Enrique sacrificó a Rafinha en el descanso para apuntalar la zaga con Bartra, pero no haría falta tanta precaución, porque en la primera jugada del segundo tiempo, el Barça haría el segundo y dejaría prácticamente finiquitado el choque.

Rakitic metió un pelotazo a la espalda de Pelegrín y Lombán y el joven Munir -cuatro goles en pretemporada- cruzó sutilmente el balón con la zurda para hacer el 2-0.

Los locales no dejaron de presionar, ni siquiera con el segundo tanto. Y era el Elche, que no se acercó ni una sola vez en jugada hilvanada a la meta defendida por Bravo, el que parecía estar jugando con diez.

Bartra tuvo un mano a mano muy forzado con Tyton pero sería de nuevo Messi quien haría el tercero después de encadenar amago tras amago hasta encontrar el hueco suficiente para colar el balón templado al fondo de la red.