Seleccionar página

Ucrania conmemoró ayer el 23 aniversario de su independencia a la sombra del conflicto armado en la oriental región de Donetsk, donde rebeldes separatistas obligaron a desfilar a cientos de prisioneros de guerra, mofándose del desfile nacional militar.

Ucrania

Miles de ucranianos se concentraron este domingo en la céntrica Plaza de la Independencia de Kiev para participar en las celebraciones del día nacional, que fueron encabezadas por el presidente Petro Poroshenko, quien juró lealtad a Ucrania y anunció una millonaria inversión militar.

En su discurso conmemorativo, el mandatario dijo que nunca en sus 23 años de independencia de la desaparecida Unión Soviética, Ucrania había pasado tiempos difíciles como los que ahora está viviendo por la violencia en el este del país.

“Los acontecimientos de los últimos meses se convirtieron en una guerra de verdad para nosotros a pesar de que no ha sido declarada. Probablemente, pasará a la historia como la Guerra Patria de 2014”, indicó.

El mandatario anunció un presupuesto militar de 3 mil millones de dólares, un incremento de casi el 50%, durante los próximos 3 años y pidió a sus compatriotas celebrar con orgullo la Independencia, con la bandera nacional en todo lo alto.

Agradeció a los soldados que combaten a los separatistas prorrusos en la región de Donetsk por su lealtad, servicio y sacrificio, y honró a todas las mujeres de Ucrania “que han perdido a un marido, un hijo, un nieto o un hermano” por la guerra.

Ante una multitud de espectadores, que hicieron valla a lo largo de varias zonas hasta la Plaza de Lenin, los prisioneros capturados avanzaron en fila y con las manos atadas, mientras los separatistas les apuntaban con sus armas.

(ntx)