Seleccionar página

Controladora Comercial Mexicana, la cuarta cadena de supermercados más grande del país, anunció que alcanzó un acuerdo con Grupo Gigante, una empresa propietaria de tiendas especializadas, restaurantes y bienes raíces, para venderle por 1,061 millones de pesos (80.9 millones de dólares) la operación de sus restaurantes California y Beer Factory.

restaurante california

El acuerdo confirma el reporte de Bloomberg de inicios de la semana de que las dos empresas cerrarían esa transacción, que involucra 46 restaurantes California y siete Beer Factory.

La transacción, dijeron las dos empresas, está aún sujeta a la aprobación de la Comisión Federal de Competencia Económica, o Cofece, la dependencia encargada de combatir las prácticas monopólicas y las concentraciones de negocios en mercados.

La fuerte competencia que existe en la industria restaurantera mexicana hace poco probable que las autoridades rechacen la transacción.

La transacción confirma también el interés de Comercial Mexicana por vender activos que no forman parte de su negocio principal, algo que otras cadenas de supermercado han ya también hecho.

Walmart de México y Centroamérica, por ejemplo, concretó la venta hace unos meses de su cadena de restaurantes Vips, con poco más de 360 establecimientos, a la empresa administradora de restaurantes Alsea por más de 630 millones de dólares.

“Esta operación permitirá a Controladora Comercial Mexicana enfocarse en su principal giro del negocio de venta al menudeo mediante diferentes formatos de hipermercados y supermercados”, dijo la empresa en un comunicado.

Un elemento relevante de la transacción es que Comercial Mexicana, con sede en la Ciudad de México, mantendrá la propiedad de los inmuebles en los que operan los restaurantes California.

Con eso, la empresa mantiene la puerta abierta para poder recabar fondos con la venta de un vehículo financiero, como un certificado bursátil fiduciario inmobiliario o fibra, que pudiera colocar entre el público inversionista y que ofrecería un rendimiento a esos compradores por las rentas que cobraría la fibra a los inquilinos que utilizan los inmuebles.

Comercial Mexicana tiene diferentes formatos de tiendas que se conocen con nombres como Mega, Comercial Mexicana, Sumesa, City Markets, Fresko, Bodega Comercial Mexicana y Alprecio.

Para Gigante, la adquisición tiene mucho sentido por la cadena de restaurantes Toks que actualmente maneja y que, de cierta manera, compite con los restaurantes California. Ambos restaurantes, junto con los llamados Vips o los que están al interior de las tiendas Sanborns, buscan ofrecer comida casual a precios accesibles, un tipo de restaurantes también conocidos como familiares.

Gigante, también con sede en la Ciudad de México, dijo que la operación de los restaurantes que comprará reportaron ventas de 717 millones de pesos (54.7 millones de dólares) el año pasado. Esas ventas representaron 1.8% de los ingresos de Comercial Mexicana.

La empresa también dijo que ya cuenta con un acuerdo bancario para obtener un préstamo de largo plazo con el que espera financiar la transacción una vez que está reciba el visto bueno de las autoridades.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx