Seleccionar página

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, supervisó los avances en el Proceso de Acreditación del Laboratorio del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX).

Agua certificación

La certificación que busca el organismo público, es para garantizar que el líquido potable que reciben los capitalinos cumpla con las condiciones establecidas en la norma.

Anunció una inversión de 10 millones de pesos en equipo especializado que permitirá a dicho Laboratorio, contar con tecnología de punta para concretar hacia el 2015 su proceso de certificación ante la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) y cumplir parámetros de calidad del recurso (potable y no potable) establecidos, incluso, a nivel internacional.

La EMA es el primer organismo de gestión privada en nuestro país que faculta -entre otros- a laboratorios clínicos, de calibración, organismos de certificación y Verificadores/Validadores de Emisión de Gases Efecto Invernadero para que se desempeñen con apego a las normas nacionales e internacionales.

“Vamos hacia un proceso de modernización, queremos seguir escuchando que cada vez más gente tenga acceso al agua potable y esté conectada a la red de distribución, pero con un criterio sustentable”, enfatizó Mancera Espinosa.

Acompañado por el titular del SACMEX, Ramón Aguirre Díaz; el diputado local Gabriel Godínez Jiménez; y el jefe delegacional en Coyoacán, Mauricio Toledo, el Ejecutivo local resaltó la responsabilidad que representa para el Gobierno, llevar agua potable a más de 16 millones de personas que viven o transitan en esta capital.

La administración local invirtió los 10 millones de pesos que están siendo empleados para la adquisición de equipo vinculado a la medición de metales pesados, compuestos orgánicos e inorgánicos exigidos por la EMA.

Actualmente, se cuenta con 54 parámetros acreditados (en materia de agua y alimentos) de un total de 124 establecidos a nivel nacional e internacional. El objetivo de SACMEX es alcanzar la meta de certificación en 2015 y para ello, este año con la inversión realizada, se espera alcanzar la meta de 65 por ciento.

Aguirre Díaz informó que el organismo a su cargo opera alrededor de 600 pozos y recibe el agua de los Sistemas Cutzamala y Lerma, cuenta con 51 plantas potabilizadoras y 25 de tratamiento, de ahí la importancia de acompañar esta operación con un control de calidad del agua minucioso, con el objetivo de llevar salud.

El Laboratorio cuenta con seis áreas de trabajo: Bacteriología de agua potable; Control de calidad; Bacteriología de agua residual tratada; Fisicoquímicos de agua residual y tratada; Fisicoquímicos de agua potable, y la Oficina de Proceso de la Información.

Así como análisis de químicos y orgánicos; análisis de metales y químicos orgánicos; virología, parasitología y toxicidad; análisis especiales y las oficinas generales.