Seleccionar página

El secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Carlos Hugo Castellanos, reveló que el Grupo Especial, cuyo objetivo es la captura de Servando Gómez Martínez “La Tuta”, lleva siete meses trabajando en su localización en todo el país.

Tuta

El capo de los Caballeros Templarios es el objetivo del grupo conformado por el Centro de Seguridad Nacional (Cisen), la Procuraduría General de la República (PGR), la Procuraduría Estatal y la dependencia a su cargo.

De los 3 mil elementos que conformarán la Fuerza Ciudadana, también un grupo estará destinado a detener al líder de la organización delictiva.

En Michoacán, el cártel de los Templarios está tan arraigado que no sólo ejecutan actividades criminales, también asumen roles sociales, judiciales y son aceptados como árbitros legales, según revela un análisis de la Fundación Insight Crime, que pone como ejemplo el video donde aparece La Tuta, en el que se le ve dividiendo la herencia de Luis Miguel Estefan, un empresario local fallecido.

“Es probable que, en parte, los lazos de La Tuta con la comunidad local le hayan permitido evadir su captura”, advierte la analista de dicha fundación, Kyra Gurney.

El colaborador de la fundación InSight Crime, David Gagne, detalla que desde que apareció esta organización en el 2011, han construido una red de apoyo en el gobierno de Michoacán, a tal grado que muchas figuras públicas han sido detenidas por colaborar con ellos.