Seleccionar página

Tener un buen estado físico significa poder realizar actividad física, sentir energía y tener fuerza para sentirse mejor.

Sophia-Bush-4

Un buen nivel físico permite que una persona goce de mejor salud que el resto de las personas más sedentarias, y reduce el riesgo de sufrir enfermedades determinadas, además de que contribuye a que uno se sienta mejor y esto, a su vez, se extiende a otras áreas.

Y es que actualmente, vivimos en un mundo que se basa mucho en la imagen, y si ésta es saludable, muy posiblemente repercuta hasta en el ámbito laboral, tal como lo afirma un estudio reciente que concluyó que las “flacas” ganan mejor salario que las “gorditas”.

Un estudio realizado por la Universidad de Florida en Estados Unidos determinó que las mujeres de silueta fina tienen mejor suerte a la hora de cobrar un salario. De acuerdo a las cifras publicadas por el estudio, la diferencia de sueldo entre las más delgadas y las más rellenitas es de cerca de seis mil dólares al año.

Sin embargo, en el caso de los hombres, el resultado fue opuesto. Los hombres con un peso adecuado a su estatura o los que tenían un ligero sobrepeso ganaban aproximadamente ocho mil dólares anuales más que sus compañeros delgados.

En el transcurso de 25 años de carrera, se considera que las mujeres delgadas ganan 389 mil dólares más que las mujeres con el peso promedio, mientras que los hombres flacos ganan 210 mil dólares menos que los hombres con un peso intermedio.

Los investigadores que participaron en el estudio dijeron que estas diferencias se deben a decisiones subconscientes basadas en estereotipos sociales muy arraigados.

Además, hay otros estudios que muestran que los patrones y los empleados subconscientemente asocian los valores positivos de la auto-disciplina, cuenta de ahorros y trabajo pesado con individuos delgados, mientras que la obesidad se relaciona con individuos no disciplinados, deshonestos y menos propensos a tener un desempeño productivo.