Seleccionar página

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) juró ayer que hará pagar a Israel por la muerte de la esposa e hijo de su jefe militar, Mohammed Deif, quien aseguró sigue vivo, rechazando los reportes de que murió en un ataque aéreo israelí.

Mohammed-Deif

En un mensaje televisado, el portavoz  de Hamás, Abu Ubaida, afirmó que Israel había “fracasado” en su asalto a Gaza y su intento de asesinar a Deif, comandante de las Brigadas Al-Qassam, ala militar del movimiento islamista.

El discurso se produce después de una serie de ataques aéreos lanzados por la aviación israelí, que mataron a unos 22 palestinos en el transcurso del día de ayer, incluida la esposa y el bebé de Deif, después de la rotura del alto el fuego temporal.

La casa de 3 pisos de la familia del jefe militar en el barrio de Sheikh Radwan fue golpeada por 5 misiles, provocando la muerte de su esposa Abu Marzouk, su hijo de 8 meses, y una tercera víctima, que no ha sido identificada, así como heridas a su hija de 3 años.

Ubaida condenó a Israel por el asesinato de la familia de su jefe militar y negó los reportes dados previamente por militares israelíes, que aseguraron haber abatido a Deif.

La prensa israelí ha especulado con que una tercera persona muerta en el bombardeo, que no ha sido identificada, pudiera ser el propio Al Deif.

Ubaida aseguró que Hamás hará pagar por estas muertes y pidió al equipo negociador palestino en El Cairo  renunciar a las conversaciones directas que lleva a cabo con Israel para una tregua duradera, que consideró son sólo una treta del gobierno israelí para “hacer tiempo” y no ofrecerá ninguna concesión.

(ntx)