Seleccionar página

Estados Unidos reanudó ayer sus ataques a los rebeldes del grupo armado Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), pese a la amenaza de nuevas decapitaciones tras la muerte del periodista independiente estadunidense James Foley.

L

El Comando Central del Departamento de Defensa reportó que cazas y aviones no tripulados estadounidenses realizaron 14 rondas de ataque en las inmediaciones de la presa de Mosul.

Los ataques destruyeron o dañaron 6 vehículos Humvees del EIIL, 3 bases de lanzamiento de artefactos explosivos, 1 mortero y 2 camiones artillados, sin que se registraran bajas estadounidenses.

Fuerzas de seguridad iraquíes y kurdas retomaron el control de la presa de Mosul esta semana, mientras que el Pentágono ha mantenido sin interrupción los ataques a convoyes del EIIL.

La nueva ronda de ataques se produjo después de que EUA confirmara la veracidad del reporte sobre la decapitación de Foley.

En un video difundido, un miliciano del EIIL con acento londinense indicó que la muerte del periodista fue un acto de represalia por los bombardeos, y amenazó con la decapitación de otro estadounidense, Steven Joel Sotloff, colaborador de la publicación Time.

La Casa Blanca y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) confirmaron la autenticidad del video.

En un breve mensaje, el presidente Barack Obama calificó al EIIL como un “cáncer” y sostuvo que su gobierno continuará combatiendo al grupo radical islámico.

Desde el pasado 8 de agosto, Estados Unidos ha conducido 84 ataques aéreos en Irak, 51 de los cuales han sido en apoyo a las fuerzas iraquíes en la presa de Mosul.

(ntx)