Seleccionar página

Uno de los máximos símbolos de la Ciudad de México y del país, sin duda, es el Ángel de la Independencia, que se eleva majestuoso en medio del Paseo de la Reforma.

Ángel-de-la-independencia-de-México

Terminada la independencia, se consideró construir en el Centro de la capital del país un monumento a este momento histórico, similar al que había construido años antes al rey español Carlos III durante el Virreinato. Es así como se convocaron varios concursos entre 1821 y 1843, que nunca fructificaron por el constante cambio de gobierno.

En 1843, el entonces presidente Antonio López de Santa Anna convocó, con el apoyo de la Academia de San Carlos, un concurso para seleccionar un proyecto para erigir un monumento a la Independencia. Las bases del concurso solicitaban que el proyecto contemplara las siguientes características: que fuera un monumento basado en una columna honoraria, rematada por una estatua de la victoria, a cuyo pie estuviera una base o pedestal adornada por estatuas y bajorrelieves, todo rodeado por una reja y otros monumentos menores que adornaran la plaza, todo recubierto de mármol, con estatuas y adornos de bronce.

A este concurso concurrieron participantes nacionales y extranjeros, ganando el proyecto el arquitecto francés Enrique Griffon, pero Santa Anna no lo consideró adecuado y designó como ganador al proyecto de Lorenzo de la Hidalga; sin embargo el intento de edificar el monumento se vio nuevamente frustrado por la falta de fondos públicos y el cambio de gobierno.

Finalmente, restaurada la República, y más específicamente, en el Porfiriato, se empezaron a abrir alrededor del Paseo de la Reforma una serie de desarrollos inmobiliarios, como las colonias de nivel económico alto Tabacalera y Americana, hoy la colonia Juárez, por lo que se decide embellecer el paseo con estatuas de diferentes héroes de la reforma, aceras adoquinadas y arboledas.

columna independencia

La primera piedra de este reconocido monumento fue colocada el 2 de enero de 1902 por el General Porfirio Díaz. La dirección del proyecto estuvo a cargo del arquitecto Antonio Rivas Mercado, también autor del Teatro Juárez de la Ciudad de Guanajuato.

Se retomó el proyecto que se había planteado durante el gobierno de Santa Anna, inspirándose además en algunas famosas columnas del mundo como la de Trajano en Roma; la de la Plaza Vendome de París; y la de Alejandro en San Petersburgo. Todas esas columnas fueron levantadas para conmemorar el triunfo de un ideal en sus países respectivos.

Fue así que Rivas Mercado diseñó un zócalo circular sobre el cual se apoyaría una base cúbica, en cuyos vértices descansan las estatuas sedentes que representan la Paz, la Ley, la Justicia y la Guerra ejecutadas por Enrique Alciati.

En el interior de esta base reposan los restos de algunos de los más egregios líderes de la independencia mexicana como Miguel Hidalgo, Vicente Guerrero e Ignacio Allende entre otros. Además, contiene las esculturas de dichos insurgentes, así como una bien lograda escultura de un león guiado por un niño que representa el dominio de la verdad y la inteligencia sobre la fuerza. Sobre esta base fue erigida una columna corintia de 35 metros de altura, labrada en cantera de Chiluca, misma que se encuentra coronada por la famosa victoria alada, símbolo del triunfo entre los antiguos griegos.

Este monumento fue inaugurado el 16 de septiembre de 1910 como parte de las fiestas del Centenario de la Independencia, mismas a las que asistieron importantes diplomáticos, embajadores, empleados públicos y el pueblo en general para disfrutar de los fuegos pirotécnicos, desfiles y conciertos que se realizaron en el Paseo de la Reforma en esa ocasión.

Angel independencia Caido

Años más tarde, en 1957, el monumento a la Independencia, conocido popularmente como “El Ángel”, vivió su momento más difícil al caerse dicha escultura dorada a causa de un fuerte terremoto. Sin embargo, para gloria de la ciudad y sus habitantes fue repuesta la escultura poco tiempo después y, desde entonces, ha resistido todos los embates de la naturaleza.

El 30 de mayo de 2010, con motivo de las fiestas del Bicentenario de la Independencia, fueron exhumados los restos de los héroes con honores militares para ser trasladados al Museo Nacional de Historia en el Castillo de Chapultepec, con el fin de llevar a cabo trabajos de conservación y, posteriormente, ser trasladados al Palacio Nacional para su honra pública.

Debido a su importancia, en la actualidad, el Ángel de la Independencia es, junto con el Zócalo, uno de los dos lugares donde los mexicanos se reúnen para festejar o para protestar, en eventos que van desde actos políticos y manifestaciones hasta los festejos por las actuaciones victoriosas del equipo mexicano en los campeonatos mundiales de fútbol.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77