Seleccionar página

Un toque de queda nocturno entró en vigor ayer en Monrovia por decreto del presidente de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, en un intento por frenar la propagación del virus del Ébola que ha causado la muerte de 466 personas en ese país.

ébola

En un mensaje a la nación, el mandatario dijo que los esfuerzos de su gobierno para detener la enfermedad “han comenzado a dar resultados”, pues varias personas han sido dadas de alta y algunas comunidades han sido declaradas libres de ébola.

Sin embargo, Johnson Sirleaf lamentó que “no hemos sido capaces de controlar la propagación” del virus debido a que sectores de la población desatienden consejos de trabajadores de la salud o no respetan las advertencias del gobierno.

Explicó que debido a “la gran concentración de población, la enfermedad se ha extendido ampliamente en (la capital) Monrovia y sus alrededores”, por lo que “ha sido necesario aplicar medidas adicionales para frenar la propagación del ébola”.

Entre ellas mencionó un toque de queda vigente entre las 21:00 y las 06:00 horas locales (misma hora GMT), la puesta en cuarentena de las comunidades de West Point y Dolo Town, el cierre de centros deportivos y la reducción de horarios en lugares de convivencia.

“Estas medidas están destinadas a salvar vidas y hacer que los esfuerzos del gobierno sean más eficaces y oportunos. Si todos hacemos nuestra parte, podemos derrotar a esta enfermedad y volver a nuestras actividades normales”, puntualizó.

(ntx)