Seleccionar página

El Vicente Calderón decidirá el campeón de la Supercopa de España el viernes, tras un empate en una nueva exposición de dos formas distintas de interpretar el fútbol, entre un Real Madrid reactivado por Di María; y un Atlético de Madrid al que levantó de la lona Raúl García a dos minutos del final.

supercopa españa

Mejor debut en su nuevo equipo, Atlético de Madrid, no pudo haber tenido el mexicano Raúl Jiménez, quien ingresó al partido de Ida de la Supercopa de España al minuto 78, para sustituir al ariete croata Mario Mandzukic.

Habían pasado 87 días de una final de Liga de Campeones inolvidable para ganadores y perdedores, pero sobre el césped pese al cambio de actores en el reparto se mantenía el guión. Toni Kroos aumentó la calidad madridista, aunque cerca de Xabi Alonso perdió eficacia. El Real Madrid salió a por el balón, a encerrar a un rival que juega cómodo en ese papel. El estilo es el mismo, la garra ejemplar y la solidaridad en ayudas defensivas de manual.

Por otro lado, estuvo la dureza rojiblanca que se tradujo en amarillas tempraneras a Koke y Siqueira. El Atlético defendía bien, se movía como un acordeón para cerrar espacios. Conseguía borrar del campo en el primer acto a Cristiano Ronaldo, frenar la velocidad de Bale mientras el Real Madrid añoraba la figura de un último pasador como Isco. Un jugador que desequilibrase entre líneas tan ordenadas.

Hasta Mandzukic sacaba balones como un defensa más. El nueve robaba en banda a Modric, despejaba todo los córners y cuando recibía un balón en su zona, que pisó poco para desgracia rojiblanca, lo chutaba a portería. Era el minuto 13 cuando tras un intento desviado de Bale, Casillas respondía al disparo centrado del croata. El difícil reto de igualar a Diego Costa lo inició con un trabajo incesante.

De golpe apareció el Atlético en terreno rival. En Lisboa lo hizo por un error de Casillas, hoy perdonó uno del salvador aquel día del capitán blanco, Sergio Ramos. Controló mal con el pecho siendo último hombre y dejó el esférico a Saúl con campo por delante. Su disparo abajo cruzado no tuvo dificultad para Iker.

Para Real Madrid, el gol fue anotado por el colombiano James Rodríguez a los 81′, al aprovechar una pelota que quedó suelta en plena área del conjunto visitante.

Lejos de rendirse, el Atlético le pudo emparejar el marcador cuando Raúl García marcó el gol del empate 1-1 aprovechando una falla defensiva de los merengues.

El partido de vuelta se disputará este próximo viernes en el estadio Vicente Calderón.