Seleccionar página

El entorno laboral y profesional hoy en día exige un alto nivel de competencias para desempeñarse con éxito al interior de las empresas.

cursos-posgrado

Por esas razones, hay que tener en cuenta aspectos clave a la hora de definir el tipo de posgrado que se va a realizar, porque, según la experiencia, la edad y las aspiraciones, un profesional debe definir si es más conveniente realizar una especialización, una maestría o un doctorado.

Lo primero que hay que tener presente al momento de postular a un posgrado es considerar el área y el tipo de industria al que se quiere apuntar, de manera que se pueda ver la mejor alternativa con todo lo ya estudiado.

Quienes estén pensando en estudiar un posgrado, deben tener en cuenta que es recomendable hacerlo después de un par de años de experiencia laboral, idealmente, entre dos o tres años, ya que así la persona puede tener más claridad de lo que realmente le gusta y le sirve. Además, estos estudios requieren que uno tenga una visión de mercado mucho más amplia.

El interesado debe empaparse del tema en el que quiere perfeccionarse. No hay que limitarse a lo que el título del programa indique, sino más bien averiguar sobre la amplia gama de ofertas que existen en relación al tema elegido y escoger el que más se ajusta a sus necesidades.

También, debe saberse a quienes va está dirigido el programa y qué áreas abordará el mismo. No es igual un estudio de perfeccionamiento que está enfocado en licenciados que uno orientado a profesionales con experiencia. Tampoco que apunte a directivos o ejecutivos con grandes cargos. Hay que averiguar bien este punto para poder así encajar bien con el perfil al que apunta el programa.

Por otro lado, el valor del curso es un tema muy sensible. Se debe considerar que muchos de los programas tienen una duración de dos años y que estos son impartidos por escuelas que cuentan con un prestigio bien ganado, lo que inevitablemente implica tarifas muy elevadas. Sin embargo, también hay casas de estudios superiores menos renombradas que ofrecen una formación de calidad por un precio menor y más accesible a la realidad del postulante. En este sentido, hay que saber diferenciar entre las ventajas y desventajas de la inversión, y tomar en cuenta que existen diversas posibilidades de financiamiento.

Otro punto de consideración es el lugar donde se desarrolla el posgrado. Si la idea es estudiar fuera de la ciudad, hay que informarse sobre el precio del alojamiento y otros gastos que surgirán con la estancia. También es importante saber si se trata de una comunidad bilingüe. Si es así, esto puede llegar a ser un obstáculo, pero también es una buena oportunidad para aprender o perfeccionar otro idioma.

alumnos-de-posgrado

Así también los horarios y la duración de los cursos son factores en la elección. Hay muchos programas de posgrado que se imparten en modalidad full time y part time, por lo que es recomendable plantearse cuál será la disponibilidad y nivel de dedicación. Además, la carga lectiva del curso y cómo ésta se distribuye en el tiempo, es importante considerando que los cursos por lo general suelen durar entre uno o dos años.

Los acuerdos que los programas puedan tener con distintas empresas es otro punto a destacar. Por ejemplo, las escuelas de negocios suelen proporcionar prácticas en empresas como complemento a la formación teórica. De esta manera, hay que considerar también si el programa ofrece algún convenio con empresas que pertenezcan al área en el que le interese trabajar.

Tanto o más importante que todos los factores que se han enunciado, son las becas y ayudas que contemple el programa elegido. Para esto es fundamental informarse sobre si existen beneficios públicos o privados a los cuales optar para cursar el posgrado que nos interesa.