Seleccionar página

La anatomía femenina hace que las cistitis y otras infecciones del tracto urogenital sean mucho más frecuentes en ellas que en los varones.

arándanos2

De hecho, la mayoría de las mujeres adultas padece cistitis, que no es más que inflamación de la vejiga, al menos una vez en la vida.

Alrededor del 80 por ciento de las infecciones urinarias son producidas por la bacteria Escherichia coli, tienen tratamiento y el hecho de que sean comunes no significa que no haya que recurrir al médico, ya que de no ser tratadas, sus complicaciones pueden ser muy graves.

Recientemente, se descubrió que existe un componente de los arándanos llamado proantocianidina, que impide la acción de las vellosidades con que la bacteria Escherichia coli se adhiere a las células de los tejidos mucosos internos, y por lo tanto evita que prolifere. Es decir que a los múltiples beneficios antioxidantes científicamente comprobados del arándano, se suma la protección natural ante infecciones urinarias.

El estudio comprobó que entre las mujeres que consumieron diariamente una dosis de arándano, la presencia de Escherichia coli en la vagina se reduce en 10 veces y en más de cuatro veces en la vejiga. Además, el consumo de jugo de arándano puede reducir el número de infecciones urinarias en un período de 12 meses en mujeres.

De esta manera, se contribuye a bajar el riesgo de que las infecciones se vuelvan resistentes a los antibióticos, que es el gran reto que enfrenta hoy la medicina por el uso excesivo de este tipo de medicamentos.