Seleccionar página

El jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera; el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Juan José Guerra Abud; la secretaria de Medio Ambiente capitalina, Tanya Müller y la delegada de Tlalpan, Maricela Contreras, supervisaron las obras para la construcción de un pozo de captación de agua pluvial.

Agua Pozos

Ubicado sobre la carretera Picacho-Ajusco, tiene por objetivo aprovechar los escurrimientos de agua provocados por las precipitaciones en esta temporada de lluvias.

Durante el recorrido en las inmediaciones, la delegada resaltó la importancia del trabajo interinstitucional que permitirá beneficiar a cerca de 60 mil habitantes y población flotante de la zona del Ajusco Medio.

“Se ha establecido un importante vínculo de trabajo entre las distintas instituciones involucradas en esta labor y gracias al proyecto de los pozos de absorción, no solo se mejorará la movilidad de esta zona, sino que se contribuye a la alimentación de los mantos acuíferos”, recalcó la titular de Tlalpan.

Agregó que se encuentran arreglando los detalles de la construcción del pozo R-1, en la colonia Popular Santa Teresa, para que en breve sea inaugurado y dotar de agua potable a las familias de esa zona del Ajusco.

Como parte del proyecto integral para intervenir esa zona, se construirán 13 pozos de absorción y un cárcamo que permita liberar de los encharcamientos y alimentar los acuíferos.

Con la construcción de este nuevo pozo, se podrá recolectar el agua que escurre por la carretera desde la parte alta del Ajusco, permitiendo inyectar hasta 600 millones de litros al subsuelo de la zona y al mismo tiempo se evitarán los encharcamientos que se producen, principalmente, en el área de Periférico y Picacho-Ajusco.

Ramón Aguirre Díaz, titular del SACMEX, explicó que los trabajos se proyectaron en este lugar, ya que es una de las zonas de la ciudad donde más llueve, registrando una precipitación anual de mil milímetros, mientras que en el resto de la ciudad se perciben 600 milímetros en promedio.

De igual forma, las condiciones del terreno, conformado principalmente de basalto, complica el suministro natural del agua, por lo que estas obras contribuyen a completar el ciclo del agua para su aprovechamiento.