Seleccionar página

Actualmente, cinco de cada 10 mexicanos tiene hipertensión y el factor modificable más sencillo para prevenir este mal es reducir el consumo de sal.

consumo de sal

Mientras que el consumo recomendado es de aproximadamente 5 gramos, en México es de hasta 11 gramos, lo que provoca graves daños a la salud a nivel renal y está muy asociado con la prevalencia de infartos, accidente cerebral vascular, trombosis y es el factor identificable más claro para hipertensión.

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que la ingesta excesiva de sal causa mil 65 millones de muertes al año en el mundo.

Estas muertes representan casi una de cada diez muertes por motivos cardiovasculares en todo el mundo, dijo el responsable de la investigación, Darius Mozaffarian, decano de la Escuela Friedman de Ciencias y Normas de la Nutrición, de la Universidad de Tufts, en Massachussets, Estados Unidos.

Científicos de esta universidad y de la de Harvard investigaron la ingesta de sodio de 205 participantes de 66 países y concluyeron que la media diaria de consumo en 2010 fue de 3.95 gramos, mientras la OMS recomienda no ingerir más de dos gramos por día.

“Estas nuevas conclusiones delatan la necesidad de políticas fuertes para reducir el sodio de las dietas de Estados Unidos y en todo el mundo”, añadió Mozaffarian.

Otra investigación mostró que tanto índices altos y bajos de sodio se vinculaban a un mayor riesgo de fallecer o de tener enfermedades cardiovasculares, lo cual también complica el asunto de si las dietas bajas en sodio pueden ayudar o dañar la salud.

Sin embargo, para prevenir cualquier padecimiento relacionado con el consumo de sal y se goce de buena salud, lo mejor es limitar el consumo de alimentos procesados, evitar el uso de condimentos salados y sustituir el sodio por hierbas o especias, así como preparar los alimentos con la mitad de sal recomendada, enjuagar los productos enlatados y elegir los alimentos reducidos en sodio.