Seleccionar página

Uno de los retos de competitividad en México es la formación de profesionistas de alto nivel, sobre todo ahora, que las empresas van más allá de sus fronteras en busca de talento.

posgrado

Al consultar las bolsas de trabajo no es fortuito que sea cada vez más frecuente constatar que las oportunidades laborales más atractivas generalmente requieren de candidatos con estudios de posgrado, más aún si se han realizado en el extranjero.

Existen diversos motivos por los que una persona decide realizar estudios de posgrado, como incrementar habilidades, especializarse en un área de conocimiento o intentar avanzar de forma más rápida hacia puestos de alta responsabilidad dentro de una empresa.

El posgrado se considera la última fase de la educación formal y se divide en tres tipos: una especialidad, que tiene como fin proporcionar al estudiante una formación amplia y sólida en un campo de conocimiento con una alta capacidad para el ejercicio profesional; la maestría, que se puede cursar después de la licenciatura y tiene por objetivo que el estudiante comprenda los conocimientos y métodos avanzados en su campo y los aplique de forma innovadora; y por último, el doctorado, que prepara al alumno para la generación de conocimientos y para su aplicación innovadora.

Ahora bien, la pregunta es: ¿cuándo es el mejor momento para estudiar un posgrado? Básicamente, hay cinco factores que pueden ser referentes para que uno decida seguir con la formación educativa:

– Cuando ha pasado tiempo de haber concluido la licenciatura, se tiene una cierta experiencia laboral y se desea impulsar la carrera profesional.

– Se tienen definidas el área de la profesión en la que se desea especializar y las habilidades que se necesitan adquirir para lograrlo.

– Se busca obtener un puesto de mayor jerarquía y responsabilidad en la empresa que se labora.

– Se tiene un ingreso fijo o ahorros que puedan permitir pagar los estudios o acceder a un financiamiento.

– Estar preparado para dedicar algunas horas a la semana a los estudios.

Si ya se reflexionó los factores mencionados y se reafirmó el interés por cursar estudios de posgrado, se está realizando una inversión a futuro y ahora es momento de elegir el programa que responda a las necesidades.

Antes de elegir el área donde especializarse, se debe pensar en los motivos que impulsan la decisión por esta actividad; por lo que no debe tomarse a la ligera, ya que esta decisión influirá, en gran medida, en el futuro personal y profesional.