Seleccionar página

Los alimentos funcionales producen efectos beneficiosos a la salud superiores a los de los alimentos tradicionales. Dentro de la gama de alimentos funcionales están los prebióticos y los probióticos. 

prebioticos

Los prebióticos son ingredientes no digeribles de la dieta que estimulan el crecimiento o la actividad de uno o más tipos de bacterias en el colon. Los probióticos son microorganismos vivos, principalmente bifidobacterias y lactobacilos, que al ser agregados como suplemento en la dieta, favorecen el desarrollo de la flora microbiana en el intestino.

Tanto los probióticos como los prebióticos actúan a nivel de la flora intestinal, la cual es esencial para enfermar menos y mantener tu organismo sano, ayudándote así a obtener un óptimo estado de salud.

Para entenderlo mejor, se puede decir que los probióticos forman parte de los microorganismos saludables de nuestra flora y los prebióticos son su alimento, se encargan de nutrir a las bacterias beneficiosas. De este modo, un probiótico en presencia de un prebiótico es mucho más fuerte y eficaz.

Los alimentos prebióticos que mejor definen esta función son los hidratos de carbono similares a la inulina y se usan en la industria alimentaria como sustitutos de azúcares y grasas; suelen aportar a los alimentos textura, estabilizan la formación de espuma, mejoran las cualidades sensoriales de los productos lácteos fermentados, galletas, mermeladas, el pan y la leche.

La estructura molecular de la inulina resiste a la digestión en la parte superior del intestino, lo que evita su absorción y le permite continuar su recorrido intestinal hasta que llega al colon, donde se convierte en alimento para las bacterias allí presentes.

Una investigación de la Universidad Iberoamericana obtuvo prebióticos a partir de residuos del maíz, mismos que son benéficos para la flora intestinal y ayudan a reducir problemas estomacales.

La institución académica expone que en una segunda fase se determinará qué tipo de alimento -yogur, helado e incluso gomitas de dulce- es el más propicio para contener los prebióticos, ya que estos deben llegar activos al intestino, donde alimentarán a los probióticos, los cuales pueden ayudar a reducir problemas estomacales como diarrea, gastritis y estreñimiento.

http://www.dreamstime.com/-image20127870

El reporte refiere que los prebióticos obtenidos también podrían colaborar en la modulación de la respuesta inmune.