Seleccionar página

El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, presentó las bases de licitación del tren rápido México-Querétaro, proyecto que habrá de iniciar operaciones en el segundo semestre de 2017. pGerardoRuiz

Entrevistado previo a la ceremonia oficial, el funcionario federal dio a conocer que hay entre cinco y seis empresas internacionales interesadas en el proyecto, fundamentalmente chinas, coreanas, japonesas, canadienses, estadunidenses y alemanas.

“Tenemos conocimiento de que entre cinco y seis empresas están interesadas en el proyecto, pero habrá que esperar a que hagan las propuestas definitivas, una vez que hay sido publicada la licitación correspondiente”, enfatizó.

Dejó claro que al tratarse de un tren de alta velocidad la licitación debe ser necesariamente integral, es decir, que la empresa ganadora del concurso deberá hacerse responsable del material ferroviario y la obra civil en su totalidad.

Asimismo, garantizó que la obra del tren rápido no afectará una sola vivienda en la ciudad de Querétaro y tampoco afectará espacios públicos como áreas verdes, parques o espacios sociales, pues la idea es que con este proyecto todos salgan beneficiados.

Ruiz Esparza puso de manifiesto que tres factores serán fundamentales para ganar la licitación del tren rápido México-Querétaro, que son costo, calidad y tiempo de entrega de la obra.

Durante la presentación de las bases de licitación del tren rápido, el titular de la SCT recordó que la obra tendrá una inversión total superior a los 40 mil millones de pesos, donde las constantes por parte del gobierno federal serán la transparencia y la rendición de cuentas.

En el Querétaro Centro de Congresos, el funcionario federal señaló que entre los beneficios de esta obra de transporte público destacan la reducción del tiempo de traslado de México a Querétaro, de tres horas a poco menos de una hora, pues el tren se desplazará a una velocidad de 300 kilómetros por hora.

“Los traslados serán seguros, cómodos y puntuales, gracias al material rodante de alta tecnología que se está requiriendo en las bases de licitación”, agregó.

Asimismo, mencionó, el tren rápido será amigable con el medio ambiente, ya que funcionará con electricidad y ello contribuirá a reducir las 95 mil toneladas de bióxido de carbono que arrojan al aire los automotores que hoy circulan y se prevé que dejen de hacerlo una vez que opere el tren rápido.

Ruiz Esparza expuso también que durante su construcción, la obra del tren rápido que correrá de la capital del país a la ciudad de Querétaro habrá de generar 20 mil empleos directos y 41 mil empleos indirectos.

En su discurso, el funcionario de la SCT hizo público un mensaje del presidente Enrique Peña Nieto en el sentido de que el documento suscrito hoy en Querétaro abre una nueva época en la historia del ferrocarril y el transporte de pasajeros en México.

Recordó que cuando Peña Nieto era candidato ofreció relanzar el tren de pasajeros en México, que hoy es un reto de gobierno que habrá de rendir frutos en el segundo semestre de 2017.

El Tren Eléctrico de Alta Velocidad hará recorridos a 300 kilómetros por hora, con un tiempo de recorrido de una hora, aproximadamente, y frecuencias del servicio de 20 minutos en hora pico y 60 minutos en hora valle.

La longitud del tren será de 200 metros y tendrá 400 plazas de pasajeros, con una demanda estimada de 23 mil pasajeros por día.

(ntx)