Seleccionar página

La trágica muerte del candidato socialista, Eduardo Campos, en Brasil, abre dudas sobre las elecciones, que si ya parecían inciertas, ahora más. 

camposbrasil

Hasta el momento, la clase política en Brasil está de luto, aunque ya ha surgido el nombre de la exministra de Medio Ambiente, Marina Silva, como la que más posibilidad tiene para reemplazar a Campos tras el accidente en que perdió la vida.

Marina Silva se presentó a las presidenciales pasadas obteniendo el 18 por ciento de los votos. El dirigente del Partido Socialista Brasileño, Antonio Campos, hermano del candidato fallecido, mencionó que ella debe ser la candidata que reemplace en la contienda a Eduardo Campos.

Pocos días antes de la muerte de Eduardo Campos, la empresa Datafolha lo mostraba con el 15 por ciento de intención de voto, lo cual lo dejaba a poca distancia del candidato socialdemócrata Aecio Neves.

Campos, en las encuestas aparecía como uno de los candidatos con más posibilidades y disputaba una porción del electorado que ostenta el Partido de los Trabajadores.

En el caso de que Marina Silva acepte la candidatura que quedó vacante, tiene en su hoja ya un 18 por ciento asegurado y un techo electoral inmediato del 29 por ciento, aunque el bipartidismo buscará articular una estrategia para captar esa porción del electorado que en estos momentos se siente huérfana.

Campos hasta cierto punto era desconocido para algunos brasileños, pero Marina tiene una proyección nacional y un perfil de luchadora que es respetado en todo el país y que podría forzar una segunda vuelta.