Seleccionar página

Nuri al Maliki, primer ministro de Irak, asumió su relevo como dirigente del país, así lo anunció en un mensaje televisivo junto a su sucesor Haider al Abadi, al que ha reconocido como nueva autoridad. 

Al MALIKI

El día de hoy, en un mensaje en la televisión estatal, el primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, asumió su relevo como dirigente del país acompañado de quien ha sido designado como su sucesor, Haider al Abadi, a quien reconoció como nueva autoridad, después de haberse negado al principio.

El lunes pasado, el presidente de Irak, Fuad Massum, encargó al vicepresidente del Parlamento, el chií Haider al Abadi, que formara un gobierno en un plazo de treinta días, descartando a Al Maliki, líder de la coalición que más votos había obtenido en las pasadas elecciones.

Los seguidores de Al Maliki definieron la decisión como forzada por parte de Estados Unidos y que fue un golpe contra la Constitución y contra el proceso político establecido en ésta.

A pesar de que Al Maliki se resistió en un principio, y hasta el día de ayer sostenía que todavía era el jefe del Estado, el día de hoy cedió a las presiones internacionales y a las de su propio partido. Un total de 127 diputados chiíes, entre los que había cuarenta de su formación, respaldaron el nombramiento de Abadi.

Muchos de los ciudadanos atribuyen a las políticas autoritarias de Al Maliki, el apoyo que la población suní brinda al Estado Islámico.